| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Arqueologia

Idolo de Peña Tú
Neanderthales en Pinilla del Valle
Complutum
Estar en la gloria
Baños árabes en Ronda
Tumbas rupestres en la Demanda
La Alcazaba de Almería
Minas de hierro en Cabárceno
Poblado ibérico de San Antonio
La ciudad de Julióbriga
Cripta visigótica de San Antolín
El Monasterio de los Angeles
Alarcos medieval
Calatrava la Vieja
El Cerro de la Encantada
Cultura de los Millares
La Dehesa de la Oliva
Complutum
Paseo por el M.A.R.
Las Cogotas
Ulaca
La zona Arqueológica de La Cabrera
Necrópolis medieval de Sieteiglesias
El Convento de San Antonio
El Torreón de Arroyomolinos
Piedra Escrita de Cenicientos
Yacimiento de La Mezquita en Cadalso de los Vidrios
El Palacio de Villena en Cadalso de los Vidrios
La necrópolis visigoda de Colmenar Viejo
El puente de El Grajal
Alcalá la Vieja
Puente del Pasadero
Molinos y batanes de El Grajal
Castillo de Aulencia o Villafranca
El puente romano de El Berrueco
La ermita de Santa María de Valcamino
La necrópolis visigoda de La Cabrera
Los molinos del río Perales
El canal de Cabarrús
Presa del Gasco
Puente de Alcanzorla
La calzada romana de Galapagar
El Románico del Valle de Arán
Los poblados visigodos de Colmenar Viejo
Santa María de Melque
Un fenicio en el Teatro Cómico de Cádiz
Ruinas Santa María de Tina
Cueva del Pindal
Conjunto arqueológico de Carranque
Talavera la Vieja: La Augustobriga romana
San Juan de la Peña
Iglesia de San Caprasio
Las iglesias de Serrablo
Dolmen de Santa Elena
Fortín de Santa Elena

 

NEANDERTHALES EN PINILLA DEL VALLE

En el Valle del Lozoya, lugar privilegiado, el yacimiento de Pinilla del Valle da las claves del comportamiento de un grupo de neandertales.

Parte de la historia de la evolución humana que esconde bajo tierra Pinilla del Valle se descubrió por pura casualidad, en 1979. La erosión dejó al descubierto una vereda con restos fósiles de hace 100.000 años: dos muelas que daban pistas sobre presencia humana en la zona. El responsable del hallazgo, un paleontólogo dio la voz de alarma a la sociedad: Pinilla podría tener enterrado un capítulo completo del libro que explica nuestro pasado como especie.

Además de las piezas dentales encontradas en 1980, Pinilla ha dado gran cantidad de restos pertenecientes al utillaje utilizado por el hombre de Neanderthal que habitó la zona, así como una importante colección de restos de caballos, ciervos y otros animales. Y se perseveró en la búsqueda de indicios que permitieran reconstruir los espacios de sus hogares, así como los materiales de su actividad diaria.

Desde que en el año 2002 comenzaron o mejor, se reactivaron con fuerza las excavaciones arqueológicas, se han recuperado en esta zona miles de piezas de cuarzo, sílex, pórfido y cuarcita, procedentes del Paleolítico Medio; varios grupos y familias de micromamíferos, así como distintos restos de peces, anfibios y reptiles.

El yacimiento arqueológico de Pinilla del Valle es el único de la Comunidad de Madrid que tiene restos humanos anteriores a nuestra especie (Homo Neardenthalensis) . Este enclave conserva una de las asociaciones faunísticas del Pleistoceno Medio más completas de la Meseta española. Dada la importancia de este yacimiento que está siendo objeto de excavaciones arqueológicas desde 2002, se ha declarado toda la zona del Valle del Lozoya como Bien de Interés Cultural (BIC) desde el punto de vista del poblamiento prehistórico.

Los descubrimientos de los arqueólogos implicados en la cuarta campaña de excavaciones en Pinilla del Valle financiada la Comunidad de Madrid permitieron profundizar en la economía del Homo Neanderthalensis y desentrañaron las claves del comportamiento de los primeros pobladores de la región. En el yacimiento conocido como Abrigo de Navalmaíllo se ha descubierto un hogar, lo que permitirá profundizar en la economía del Homo neanderthalensis. Además, el hecho de que algunos restos presenten quemaduras y golpes reflejan que el ser humano ya manejaba el fuego y utilizaba herramientas en sus cacerías.

El yacimiento conocido como "Calvero de la Higuera", es conocido tradicionalmente por contener una de las asociaciones faunísticas del Pleistoceno Superior más completas de la Península Ibérica. Asimismo, durante las primeras excavaciones de los años 80, realizadas por el Departamento de Paleontología de Vertebrados de la Universidad Complutense de Madrid, se recuperaron dos molares de homínidos, atribuidos a anteneanderthales. Este descubrimiento hace de "Los Calveros" unos yacimientos excepcionales para el conocimiento del comportamiento de estos primeros neandertales y del paleoambiente en que desarrollaron sus actividades cotidianas.

Con estos hallazgos ha sido necesario un nuevo proyecto de investigación por parte de un equipo multidisciplinar, y en consecuencia, en el año 2002 el Museo Arqueológico Regional y la Fundación Duques de Soria iniciaron un proyecto de colaboración que, junto con las campañas de 2003 y 2004, ha permitido realizar notables avances en el conocimiento, sobre todo, desde el punto de vista geomorfológico y arqueológico.


De hecho se ha logrado precisar que el primer yacimiento localizado, Camino, fue un comedero de carnívoros, seguramente hienas.

En Agosto de 2006, el catedrático de Paleontología y director del yacimiento de Atapuerca, Juan Luis Arsuaga, se incorporó como codirector a la quinta campaña de excavaciones en Pinilla del Valle, en la que se confirmó la existencia de una hilera de hogares. Esta campaña se centró en los yacimientos arqueológicos del Camino, Abrigo de Navalmaíllo y Cueva de la Buena Pinta, los tres, ubicados en el término de El Calvero de la Higuera, en el municipio madrileño de Pinilla del Valle.

 

© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria