| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Arqueologia

Idolo de Peña Tú
Neanderthales en Pinilla del Valle
Complutum
Estar en la gloria
Baños árabes en Ronda
Tumbas rupestres en la Demanda
La Alcazaba de Almería
Minas de hierro en Cabárceno
Poblado ibérico de San Antonio
La ciudad de Julióbriga
Cripta visigótica de San Antolín
El Monasterio de los Angeles
Alarcos medieval
Calatrava la Vieja
El Cerro de la Encantada
Cultura de los Millares
La Dehesa de la Oliva
Complutum
Paseo por el M.A.R.
Las Cogotas
Ulaca
La zona Arqueológica de La Cabrera
Necrópolis medieval de Sieteiglesias
El Convento de San Antonio
El Torreón de Arroyomolinos
Piedra Escrita de Cenicientos
Yacimiento de La Mezquita en Cadalso de los Vidrios
El Palacio de Villena en Cadalso de los Vidrios
La necrópolis visigoda de Colmenar Viejo
El puente de El Grajal
Alcalá la Vieja
Puente del Pasadero
Molinos y batanes de El Grajal
Castillo de Aulencia o Villafranca
El puente romano de El Berrueco
La ermita de Santa María de Valcamino
La necrópolis visigoda de La Cabrera
Los molinos del río Perales
El canal de Cabarrús
Presa del Gasco
Puente de Alcanzorla
La calzada romana de Galapagar
El Románico del Valle de Arán
Los poblados visigodos de Colmenar Viejo
Santa María de Melque
Un fenicio en el Teatro Cómico de Cádiz
Ruinas Santa María de Tina
Cueva del Pindal
Conjunto arqueológico de Carranque
Talavera la Vieja: La Augustobriga romana
San Juan de la Peña
Iglesia de San Caprasio
Las iglesias de Serrablo
Dolmen de Santa Elena
Fortín de Santa Elena

 

 

EL PALACIO DE VILLENA EN CADALSO DE LOS VIDRIOS

 

El acceso al Palacio de Villena se encuentra en la C/Carretera de Cenicientos Nº 1-B. Desde Madrid se accede por la N-V hasta Navalcarnero (Salida 32), donde se coge el desvío por la M-507 pasando por Villamanta, Aldea del Fresno y Villa del Prado. También es posible el acceso por la N-V hasta el punto kilométrico 13 (Salida 11), donde se toma la M-501 dirección a San Martín de Valdeiglesias. En este municipio, se continúa 4 km. aprox. por la M-501 hasta el desvío a la M-542. Al entrar en la localidad, se sigue recto hasta la gasolinera, se gira a la izquierda y se llega a la C/ Carretera de Cenicientos, a pocos metros (pasada la gasolinera), a mano derecha está el Palacio y los jardines de Villena.

El palacio no se puede visitar, pues es una residencia privada. Los jardines y el estanque sí por formar parte de un parque público.

El palacio y jardines de Villena están declarados Bienes de Interés Cultural. En los jardines podemos contemplar un magnífico estanque de la huerta del palacio. Los jardines han sido convertidos en parque municipal, e incluye un gran estanque de piedra decorado con cenadores, miradores y un templete central, restaurado en los años 80 del pasado siglo.

El complejo palaciego tiene su origen en el castillo-fortaleza que mandó construir don Álvaro de Luna (1390-1453), favorito del rey castellano Juan II, y al que dotó de matacanes y otros elementos militares, dado el ambiente de crispación e inestabilidad que se respiraba en Castilla durante gran parte del siglo XV. El condestable castellano lo utilizaba de residencia veraniega. Tras su muerte a consecuencia de las maniobras conspiratorias del marqués de Villena, paso a manos de éste, don Juan Fernández Pacheco, y de quien toma el palacio su denominación. Tras varias vicisitudes y avatares, los Reyes Católicos lo entregaron como dote al duque de Frías con motivo del casamiento de éste con la hija de Fernando el Católico, doña Juana de Aragón. Parece ser que en sus dependencias se alojó Isabel la Católica, tras la Jura de los Toros de Guisando, mediante la cual se puso fin a la guerra civil con su hermano Enrique IV.

Estanque

Al reformarse en el siglo XVI se convirtió en ejemplo puntero de arquitectura palaciega renacentista, un lugar de recreo que integra espacio doméstico con paisaje. Presenta un aspecto fortificado, presentes en el antepecho sobre matacanes, en las almenas de la fachada norte, en las garitas y en las troneras dispuestas sobre el citado antepecho, elementos, todos ellos, instalados con fines ornamentales. La fachada sur, integra una arquería renacentista de medio punto. También son renacentistas las columnas jónicas, zapatas y dinteles de la galería interior, el mirador, los guardapolvos platerescos y los blasones que decoran el exterior.

La fuente de los Álamos, situada frente al palacio, es un antiguo manantial en roca, acondicionado en piedra de granito con arcos y abierta a cuatro aguas.

 

© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria