| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Arqueologia

Idolo de Peña Tú
Neanderthales en Pinilla del Valle
Complutum
Estar en la gloria
Baños árabes en Ronda
Tumbas rupestres en la Demanda
La Alcazaba de Almería
Minas de hierro en Cabárceno
Poblado ibérico de San Antonio
La ciudad de Julióbriga
Cripta visigótica de San Antolín
El Monasterio de los Angeles
Alarcos medieval
Calatrava la Vieja
El Cerro de la Encantada
Cultura de los Millares
La Dehesa de la Oliva
Complutum
Paseo por el M.A.R.
Las Cogotas
Ulaca
La zona Arqueológica de La Cabrera
Necrópolis medieval de Sieteiglesias
El Convento de San Antonio
El Torreón de Arroyomolinos
Piedra Escrita de Cenicientos
Yacimiento de La Mezquita en Cadalso de los Vidrios
El Palacio de Villena en Cadalso de los Vidrios
La necrópolis visigoda de Colmenar Viejo
El puente de El Grajal
Alcalá la Vieja
Puente del Pasadero
Molinos y batanes de El Grajal
Castillo de Aulencia o Villafranca
El puente romano de El Berrueco
La ermita de Santa María de Valcamino
La necrópolis visigoda de La Cabrera
Los molinos del río Perales
El canal de Cabarrús
Presa del Gasco
Puente de Alcanzorla
La calzada romana de Galapagar
El Románico del Valle de Arán
Los poblados visigodos de Colmenar Viejo
Santa María de Melque
Un fenicio en el Teatro Cómico de Cádiz
Ruinas Santa María de Tina
Cueva del Pindal
Conjunto arqueológico de Carranque
Talavera la Vieja: La Augustobriga romana
San Juan de la Peña
Iglesia de San Caprasio
Las iglesias de Serrablo
Dolmen de Santa Elena
Fortín de Santa Elena

 
s

EL MONASTERIO DE LOS ANGELES

Lo que hoy no son más que ruinas, en tiempos fue un convento, posiblemente fue erigido por expreso deseo del fundador de la Orden franciscana, San Francisco de Asís quien en 1214, camino de Portugal, quedó impresionado por la belleza de este paraje cacereño, aunque fue su compañero de viaje, el canónigo compostelano D. Clemente Paterna, quien, con la ayuda de cuatro franciscanos que llegaron con posterioridad, los que construyeron realmente el convento. Paterna fue en principio un anacoreta covertido al ideal de pobreza difundido por San Francisco, y allí, en ese paraje hurdano se construyó su chabolo, en roca viva, una cueva tan pequeña, que necesitaba hincarse de rodillas para poder permanecer en ella. Poco antes de morir Paterna le envió desde Italia, San Francisco algunos religiosos que unidos a él fundaron este convento a corta distancia de su cueva, denominándola Nuestra Señora de los Ángeles.


Las ruinas del pequeño convento se encuentran la Sierra de Los Ángeles (Las Hurdes), y no tiene acceso demasiado cómodo, pues se accede tras 6 kilómetros de pistas forestales, desde la carretera que une la localidad de Pinofranqueado y la alquería de Ovejuela. Las ruinas se encuentran en uno de los enclaves más hermosos y sugerentes de Las Hurdes.

La construcción del pequeño monasterio siguió las pautas de la arquitectura de la zona y empleó los mismos elementos: pizarra, madera y barro y el modelo de construcción no fue otra que la arquitectura popular hurdana. Durante varios siglos los monjes franciscanos que lo habitaron fueron los encargados de "predicar la fe" entre los habitantes de la zona, a veces con dificultades, pues hubo hasta enfrentamientos físicos entre unos y otros. La cantidad de leyendas relativas a este hecho en la población es muy numerosa.

El convento de Los Ángeles fue un ensayo del que más tarde levantó San Pedro de Alcántara, el patrón de Extremadura en el Palancar, que sigue existiendo hoy en día, con el título, seguro que bien merecido, del convento más diminuto del mundo, y puedo dar fe de ello. San Pedro durante años vivió y se cultivó en la maravillosa biblioteca, de la que estaba dotado el convento angelino.

 

 

© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria