| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Arqueologia

Idolo de Peña Tú
Neanderthales en Pinilla del Valle
Complutum
Estar en la gloria
Baños árabes en Ronda
Tumbas rupestres en la Demanda
La Alcazaba de Almería
Minas de hierro en Cabárceno
Poblado ibérico de San Antonio
La ciudad de Julióbriga
Cripta visigótica de San Antolín
El Monasterio de los Angeles
Alarcos medieval
Calatrava la Vieja
El Cerro de la Encantada
Cultura de los Millares
La Dehesa de la Oliva
Complutum
Paseo por el M.A.R.
Las Cogotas
Ulaca
La zona Arqueológica de La Cabrera
Necrópolis medieval de Sieteiglesias
El Convento de San Antonio
El Torreón de Arroyomolinos
Piedra Escrita de Cenicientos
Yacimiento de La Mezquita en Cadalso de los Vidrios
El Palacio de Villena en Cadalso de los Vidrios
La necrópolis visigoda de Colmenar Viejo
El puente de El Grajal
Alcalá la Vieja
Puente del Pasadero
Molinos y batanes de El Grajal
Castillo de Aulencia o Villafranca
El puente romano de El Berrueco
La ermita de Santa María de Valcamino
La necrópolis visigoda de La Cabrera
Los molinos del río Perales
El canal de Cabarrús
Presa del Gasco
Puente de Alcanzorla
La calzada romana de Galapagar
El Románico del Valle de Arán
Los poblados visigodos de Colmenar Viejo
Santa María de Melque
Un fenicio en el Teatro Cómico de Cádiz
Ruinas Santa María de Tina
Cueva del Pindal
Conjunto arqueológico de Carranque
Talavera la Vieja: La Augustobriga romana
San Juan de la Peña
Iglesia de San Caprasio
Las iglesias de Serrablo
Dolmen de Santa Elena
Fortín de Santa Elena

 

CULTURA DE LOS MILLARES

Se acepta el inicio de la espléndida cultura calcolítica (Edad del Cobre) de los Millares durante el tránsito entre el cuarto y tercer milenio a.C. La fase más tardía corresponde al último cuarto del tercer milenio a.C., según fechas recogidas en el llamado Fortín 1, que corresponde a su abandono algo anterior al del poblado, donde se documenta cerámica campaniforme incisa como producción más tardía.

El yacimReconstrucción de los Millares en su apogeoiento está situado sobre una meseta en forma de espolón en la confluencia de la rambla del río Huéchar con el río Andarax, situado en el municipio de Santa Fe de Mondújar, a 17 km de Almería. Aunque hubo alguna ocupación previa, cuando se ocupa definitivamente para dar lugar al gran poblado metalúrgico, se planifica un espacio rodeado de tres líneas de fortificación. En su época de apogeo, se refuerza con torres y bastiones y se construye la gran muralla exterior en el espacio más vulnerable entre los dos ríos, donde destaca la puerta de entrada compuesta de dos torres barbacanas de gran complejidad defensiva. En las últimas fases, definidas por la aparición del vaso campaniforme, se inutilizan progresivamente las líneas de muralla hasta llegar a la primitiva ciudadela, donde tenemos los hallazgos más antiguos y más modernos de los Millares. Parece ser que el origen del poblado es la ciudadela, y cuando el poblado involuciona, vuelve a ser la ciudadela el último reducto de la población de los Millares.

Han sido localizados hasta 15 fortines, fuera de la muralla exterior, al sur y este del asentamiento, que en sus mejores tiempos pudo albergar una población de 1500 habitantes. Desde estos fortines se tiene visibilidad sobre cada uno de ellos, sobre el poblado y sobre la necrópolis que se extiende frente a la muralla exterior, que, cuyas tumbas, en número aproximado de 100, suelen tomar el aspecto de tholoi.

Los tholoi solían constar de un atrio destinado a la celebración de rituales funerarios, un corredor de lajas de pizarra perforadas, nichos laterales para enterramientos infantiles y una cámara sepulcral colectiva en forma circular, con zócalo de pizarra y cubierta de falsa cúpula. El conjunto se recubTípico vaso de los Millares con decoración soliformere con un túmulo de tierra y piedras. Los muertos eran sometidos primero a un proceso de descarnación natural a la interperie, sobre todo por la acción de aves carroñeras, y una vez reducido a la osamenta, se incorporaba al interior de la tumba con su ajuar.

El sistema constructivo de los fortines es similar al del poblado: una o varias murallas reforzadas con torres que rodean un espacio central pequeño, a veces con torreón central incluido. El sistema defensivo de los Millares debió tener una función disuasoria frente a comunidades próximas, identificadas por sus sepulcros megalíticos, a fin de asegurar el control de los recursos mineros de cobre de la cercana sierra de Gádor y agrícolas de las habitantes de los Millares, pero también como lugares de producción o almacenamiento.

Los hombres de los Millares desarrollaron una espléndida cultura agrícola a lo largo de casi un milenio, e introdujeron la metalurgia del cobre en el Mediterráneo occidental. La comunidad se desarrolló en un tiempo en el que el medio físico era menos árido que el actual, con campos fértiles para el cultivo y abundante caza.

la principal actividad económica del poblado era la agricultura, pues se cultivaba trigo, cebada y legumbres, pero también la ganadería (ovejas, cerdos, cabras,...) y la caza (ciervos, gamos, jabalíes,...) tuvieron un importante rol. Pero es la metalurgia del cobre lo que impulsó el desarrollo y el poderío de esta cultura ancestral. Con el cobre de la sierra de Gádor fabricaron armas, instrumental agrícola y adornos, que en parte eran comercializados. Las viviendas excavadas eran todas similares, cabañas circulares de un diámetro entre 4 y 7 metros, construidas con un zócalo de piedra, recrecimientos de adobe y techumbre vegetal.

Reconstrucción de la muralla y cabañas

© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria