| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Arqueologia

Idolo de Peña Tú
Neanderthales en Pinilla del Valle
Complutum
Estar en la gloria
Baños árabes en Ronda
Tumbas rupestres en la Demanda
La Alcazaba de Almería
Minas de hierro en Cabárceno
Poblado ibérico de San Antonio
La ciudad de Julióbriga
Cripta visigótica de San Antolín
El Monasterio de los Angeles
Alarcos medieval
Calatrava la Vieja
El Cerro de la Encantada
Cultura de los Millares
La Dehesa de la Oliva
Complutum
Paseo por el M.A.R.
Las Cogotas
Ulaca
La zona Arqueológica de La Cabrera
Necrópolis medieval de Sieteiglesias
El Convento de San Antonio
El Torreón de Arroyomolinos
Piedra Escrita de Cenicientos
Yacimiento de La Mezquita en Cadalso de los Vidrios
El Palacio de Villena en Cadalso de los Vidrios
La necrópolis visigoda de Colmenar Viejo
El puente de El Grajal
Alcalá la Vieja
Puente del Pasadero
Molinos y batanes de El Grajal
Castillo de Aulencia o Villafranca
El puente romano de El Berrueco
La ermita de Santa María de Valcamino
La necrópolis visigoda de La Cabrera
Los molinos del río Perales
El canal de Cabarrús
Presa del Gasco
Puente de Alcanzorla
La calzada romana de Galapagar
El Románico del Valle de Arán
Los poblados visigodos de Colmenar Viejo
Santa María de Melque
Un fenicio en el Teatro Cómico de Cádiz
Ruinas Santa María de Tina
Cueva del Pindal
Conjunto arqueológico de Carranque
Talavera la Vieja: La Augustobriga romana
San Juan de la Peña
Iglesia de San Caprasio
Las iglesias de Serrablo
Dolmen de Santa Elena
Fortín de Santa Elena

 

EL CERRO DE LA ENCANTADA

El Cerro de la Encantada, es un yacimiento arqueológico de la Cultura de las Motillas, situado en un cerro sobre el Valle del río Jabalón, en el municipio de Granátula de Calatrava (Ciudad Real).

La Motilla de La Encantada es un poblado en altura a casi 800 metros, ubicado sobre una posición estratégica sobre el valle del río Jabalón y controlando los pasos naturales hacia la Sierra de Alcaraz y los que conducían a Sierra Morena, a través del Valle de Alcudia, importantes rutas ganaderas norte-sur y este-oeste.

Es un poblado metalúrgico fortificado con varias líneas de defensa, que contiene un viejo templo funerario que data de la Edad del Bronce y fue hábitat, necrópolis y fortaleza, formada por una importante muralla con bastiones. Los sistemas artificiales de protección defensiva del poblado están constituido por lienzos de muralla concéntricos y secantes, ocho puertas de acceso y un aljibe natural en torno a la cueva.

El primer sistema defensivo que rodeaba el asentamiento desde su momento más antiguo se documenta a partir de la presencia de restos de varios lienzos de muralla en la zona oriental del mismo, situados a media ladera, con cierres entre los afloramientos de la roca natural.

Los bastiones suelen ser circulares, pero también encontramos viviendas de planta rectangular, no sólo en la fortificación superior, sino también en las laderas. Este poblado está dividido en dos barrios claramente diferenciados, separados por una vaguada, que también cuenta con restos de viviendas y murallas. Los poblados en altura que dominan un territorio circundante son propios de zonas elevadas de Ciudad Real. Existen dependencias circulares adosadas unas a otras intramuros, de uso desconocido. Distinguimos hacia el sureste una primera hilera de alineamientos fortificados, que se continúan hacia el norte, con otro lienzo de muralla al descubierto.

La necrópolis presenta enterramientos rituales, en tinaja o pithos y ajuares muy variados, que algunos autores relacionan con la cultura almeriense de El Argar. Dentro del abundante material arqueológico exacavado destacan recipientes cerámicos, hachas pulimentadas, brazaletes de arquero y colgantes, botones, puntas de flechas y puñales de bronce. Sus habitantes debieron practicar básicamente una economía de carácter ganadero y pastoril, complementada con la minería y el comercio.

Mención aparte merece, y por lo insólito en este tipo de yacimientos, la presencia de un amplio conjunto de "silos", tanto aislados como concatenados y anidados, que aparecen en diferentes puntos del poblado. Si bien una gran parte de estos silos fueron amortizados como lugares de enterramiento, en algunos se han encontrado restos de empedrados regulares, estucos en paredes y suelos, y grandes recipientes cerámicos fragmentados.

Las campañas de excavacion realizadas hasta el momento, entre 1977 y 1991, ponen de manifiesto la existencia en la región manchega de una fase cultural con nombre propio, el Bronce de La Mancha. Según algunos autores, los restos de La Encantada no encajan ni en la "prolongación de lo argárico" ni en el esquema de la "Cultura de las Motillas" (una "forma" o "facies" más de ese Bronce de La Mancha, como lo puedan ser las "Morras").

La Encantada es un exponente del asentamiento en la Meseta Sur de grupos humanos que mantuvieron fuertes contactos con gentes procedentes del Mediterráneo Oriental, cuya presencia en el centro de la Península, puede explicarse por el atractivo que debió suponer para ellos las posibilidades agrícolas y ganaderas de la región, así como la riqueza en minerales de cobre y plata de la cara norte de Sierra Morena.

Pero a pesar de esta información, todavía hoy sigue siendo un lugar enigmático. No se conoce la razón de su posición tan elevada, el porqué de sus potentes fortificaciones, y por qué en su última etapa todo el poblado devino en cementerio, siendo abandonado definitivamente hacia el 1200 a. C. sin que ningún otro colectivo humano volviera a aposentar sus reales en este sitio.

 

 

© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria