| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Arqueologia

Idolo de Peña Tú
Neanderthales en Pinilla del Valle
Complutum
Estar en la gloria
Baños árabes en Ronda
Tumbas rupestres en la Demanda
La Alcazaba de Almería
Minas de hierro en Cabárceno
Poblado ibérico de San Antonio
La ciudad de Julióbriga
Cripta visigótica de San Antolín
El Monasterio de los Angeles
Alarcos medieval
Calatrava la Vieja
El Cerro de la Encantada
Cultura de los Millares
La Dehesa de la Oliva
Complutum
Paseo por el M.A.R.
Las Cogotas
Ulaca
La zona Arqueológica de La Cabrera
Necrópolis medieval de Sieteiglesias
El Convento de San Antonio
El Torreón de Arroyomolinos
Piedra Escrita de Cenicientos
Yacimiento de La Mezquita en Cadalso de los Vidrios
El Palacio de Villena en Cadalso de los Vidrios
La necrópolis visigoda de Colmenar Viejo
El puente de El Grajal
Alcalá la Vieja
Puente del Pasadero
Molinos y batanes de El Grajal
Castillo de Aulencia o Villafranca
El puente romano de El Berrueco
La ermita de Santa María de Valcamino
La necrópolis visigoda de La Cabrera
Los molinos del río Perales
El canal de Cabarrús
Presa del Gasco
Puente de Alcanzorla
La calzada romana de Galapagar
El Románico del Valle de Arán
Los poblados visigodos de Colmenar Viejo
Santa María de Melque
Un fenicio en el Teatro Cómico de Cádiz
Ruinas Santa María de Tina
Cueva del Pindal
Conjunto arqueológico de Carranque
Talavera la Vieja: La Augustobriga romana
San Juan de la Peña
Iglesia de San Caprasio
Las iglesias de Serrablo
Dolmen de Santa Elena
Fortín de Santa Elena

 

UN FENICIO EN EL TEATRO CÓMICO DE CÁDIZ

El yacimiento arqueológico del Teatro Cómico (antiguo cine San Miguel) se encuentra situado en el actual casco histórico de la ciudad de Cádiz, en la calle San Miguel. Se compone de una fábrica de salazones de época romana superpuesto a un ambiente doméstico compuesto por viviendas y calles de época fenicia. Esta factoría se utilizó en la la industria pesquera romana, de la que se conservan sus piletas para salar el pescado. Posteriormente, ya en la Tardoantigüedad, a partir de mediados del siglo IV d.C., se reutilizó el espacio como necrópolis.


El yacimiento se sitúa en la zona más alta de Erytheia, la isla menor del antiguo archipiélago de las Gadeiras y donde muchos investigadores han situado el primitivo asentamiento urbano de Gadir. El paisaje que se describe por los arqueólogos es el de una formación de dunas que se alineaba hacia el norte desde la orilla del canal Bahía-Caleta. Se considera que en esa ladera de arena aparecen los primeros restos de urbanismo fenicio. Debido a la pendiente, se aterrazó la zona de dunas para poder levantar viviendas y abrir calles.

En este área, el Ayuntamiento de Cádiz lleva promoviendo desde 2002 diversas campañas de excavaciones arqueológicas.

Datados entre los años 800 y 720 a.C., se han excavado tres grupos de construcciones, articulados por dos calles en las que se distinguen ocho viviendas, organizados en una trama compacta, originada posiblemente por la alta densidad poblacional en aquella época. Este espacio se distribuía en terrazas que descendían hacia la orilla del canal Bahía-Caleta y se articulaba a partir de calles que iban sorteando los cambios de rasante. Las calles eran espacios comunes de tránsito, probablemente consideradas ejes articuladores, que fueron mantenidos y repavimentados según se efectuaban reformas en la zona. En este nivel se han encontrado crétulas de arcillas para precintar documentos en un tannur, que es horno fenicio en forma de cúpula. El tannur se encontraba en las cocinas fenicias. Están hechos con arcilla, y poseían dos aberturas: una circular en la parte superior, que hacía de tiro y otra lateral, a nivel del suelo, por donde se introducía el combustible para encender y mantener el fuego. En él se cocía principalmente pan ácimo, que se colocaba en forma de tortas adheridas a las paredes, introducidas por la abertura superior. Este sistema todavía se sigue utilizando en el norte de África y en Oriente Próximo. Junto a estos hornos se han hallado molinos barquiformes (en forma de barca), utilizados para triturar cereales. Los edificios estaban organizados en varias estancias con diferentes usos domésticos y artesanales: talleres de alfarería, almacenes, etc.

En este ámbito urbano han quedado grabados restos de animales y personas en las numerosas huellas conservadas en el pavimento de una de las calles, en el que se observa el paso de bóvidos y ovicápridos.

Junto a este nivel arqueológico, se sitúan los hallazgos correspondientes a otra fase de ocupación fenicia, datada entre mediados del siglo VIII y comienzos del siglo VI a.C. A diferencia de los edificios anteriores, representantes de la arquitectura de tierra, en este espacio fueron realizados con mampostería de la denominada piedra ostionera y arcilla roja. La piedra ostionera es el nombre común de un conglomerado de base silícea, originada por los depósitos del Plioceno Superior. La estructura mejor conservada de este área está levantada con un aparejo de pilares (opus africanum), considerado evolución de una técnica constructiva bien conocida en el Próximo Oriente. El único grupo estructural excavado de esta fase tiene al menos cinco habitacones. En una de estas estancias aparece un pilar central de adobes y un banco corrido apoyado en la pared.

Al igual que en el periodo anterior, la destrucción de este edificio fue provocada por un acontecimiento violento según indica el aspecto de dos cadáveres humanos documentados in situ. Uno fue encontrado con un fémur roto y en una postura que indica que se cayó huyendo de un incendio (se le conoce como Mattan) y el otro fue hallado con los brazos hacia atrás y decapitado, lo que parece indicar un momento de inestabilidad. Pero este momento destructivo no significó la desaparición del asiento, ya que se ha excavado una tercera fase fenicia, correspondiente al segundo y tercer cuartos del siglo VI a.C., por lo que muy poco tiempo después de la destrucción, la zona fue reconstruida.

Toda la zona se reurbanizó desmantelándose parcialmente las construcciones abandonadas, volviéndose a nivelar el terreno para levantar dos nuevos edificios separados por una calle de casi 5 m de anchura, pavimentada con un tipo de arcilla menos compacta que la de los periodos anteriores. Pero son estrcuturas muy afectadas por las construcciones de época romana, por lo que solo se conservan parte de los muros de fachada, algunos restos de pavimento de arcilla apisonada, un umbral con pavimento de conchas de diferentes especies (interpretado como un basurero)y la base de un hogar fabricado con una capa de arcilla cubierta con fragmentos de cerámica común. El antiguo eje suroeste-nordeste de este espacio es sustituido por otro con orientación norte-sur.

En cuanto a los restos de animales encontrados en la zona, los ovicápridos son los más numerosos, seguidos por el ganado vacuno y el porcino. A mucha distancia aparecen el caballo y el perro. En general, estas especies domésticas estuvieron destinados a distintos usos económicos como la producción de leche y lana.

El eje central de la visita a este importante yacimiento gira en torno a la figura de Mattan, un fenicio fallecido en un gran incendio que tuvo lugar en la ciudad en el siglo VI a.C. y cuyos restos forman parte importante de la temática del recorrido. Es el personaje que se encontró con un fémur roto, y que huía de un incendio. Mattan correponde a un cadáver que carece de ritual de enterramiento, hallado en "posición de defensa" sobre una ligera capa de arena y ceniza, signo inequívoco de que hubo un incendio del que huía nuestro personaje. Se ha constatado que sufría una malformación congénita del cerebelo medular. Es la primera vez que se realizan estudios de ADN sobre individuos de origen fenicio en el Mediterráneo, lo que lo convierte en un estudio pionero a escala internacional. Los marcadores genéticos hallados le vinculan a poblaciones de la antigua Fenicia (parte de Siria, Jordania y sobre todo Líbano).



 

© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria