| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
La Meseta
 

- Aranda, Peñaranda y otras hierbas-

Entretenidos días repletos de visitas culturales y gastronómicos a una zona, la burgalesa que rodea a Aranda de Duero, que enlaza las provincias de Valladolid (Peñafiel) y Soria (Castillejo de Robledo).

Aranda de Duero es ciudad burgalesa muy principal de la que se habla largo y tendido en la web de su ayuntamiento. Pero yo destacaría como atracción especial sus "bodegas", red de galerías bajo el suelo arandino y cuya finalidad fue la de elaborar y almacenar las grandes cosechas de vino que desde la Edad Media vienen produciéndose en esta ciudad. En la actualidad existen mas de 120 bodegas, encontrándose excavadas a una profundidad que oscila entre los nueve y doce metros. La construcción de las bodegas, se remonta probablemente a los siglos XII-XIII y se consideran una gran obra de ingeniería, manteniendo todo el año una tempertaura y humedad adecuadas para la conservación de los caldos ribereños del Duero. La Bodega del Lagar es muy conocida y se puede visitar libremente. El templo actual de Santa María la Real tiene su origen hacia 1473. La fachada empezaría a construirse en la primera década del siglo XVI. La iglesia es de estilo gótico isabelino

Cercana a Aranda se encuentra la localidad de Baños de Valdearado, donde encontramos la Villa romana de Santa Cruz, cuyas excavaciones desde su casual descubrimiento en 1972, han dejado al descubierto hasta el momento 10 habitaciones y 4 pasillos de época bajoimperial (ss. IV-VI), pero que representan sólo una parte de la mansión. Los suelos de algunas habitaciones están decorados con mosaicos, del que destaca el llamado "Mosaico de Baco", en el oecus o salón. En otra de las habitaciones, posiblemente un triclinium o comedor, se halla un mosaico geométrico adaptado a la planta de la sala. Y en un tercer pavimento se ha localizado una crátera y un busto femenino.

 

Gumiel de Izán, villa también muy cercana a Aranda, cuenta como iglesia parroquial la impresionante Iglesia de Santa María, construida entre los S. XV al XVII, de estilo Renacentista con destellos barrocos. Se puede admirar en la Plaza Mayor de la Villa, donde una escalinata central da acceso a su interior, que es de estilo gótico. Está dividida en tres naves, con bóvedas de piedra y diferentes formas de crucería. La estructura exterior denota diferentes momentos de construcción Los Soportales de la Plaza Mayor albergan algunas casas representativas de la arquitectura popular gomellano, de adobe y entramado de madera.

Peñaranda de Duero es villa monumental y en ella podemos admirar el Palacio ducal de Avellaneda (de la familia Zúñiga, rencentista del s. XVI, incluye en su portada restos romanos de la vecina Clunia), el rollo gótico jurisdiccional y la colegiata de Santa Ana (también renacentista) en el espacio reducido de su Plaza Mayor. El castillo domina el bello conjunto monumental. En la torre del Homenaje se ha instalado un centro de interpretación de castillos, el cual nos muestra a través de diversas maquetas y presentaciones audiovisuales la vida en estas fortalezas que un día dejaron de ser fronterizas y se convirtieron en mansiones residenciales de sus propietarios. Pero de entre todas estas monumentales muestras de esta espléndida población, destacaría una pequeña maravilla, la botica, regentada por la misma familia (los Ximeno) desde el siglo XVII y que aún dispensa medicamentos a la vieja usanza, atendiendo al cliente a través de una ventana que permite la visión del establecimiento pero que impide su entrada. Por fortuna, la saga de los Ximeno ha sido capaz de mantener el mismo oficio de padres a hijos y, no sólo mantienen la farmacia abierta al público, sino que conservan todo el sabor y los instrumentos de antaño.

El Monasterio de Santa María de La Vid está en la orilla del Río Duero, al este de Aranda de Duero. Los monjes premonstratenses fueron los iniciadores del proyecto abacial y artístico. Los monjes agustinos fueron los restauradores y continuadores. Los primeros llegados a estas tierras entre 1140 y 1152. Los agustinos liberan en 1865 al Monasterio de la situación de pillaje y abandono tras la desamortización liberal. La sección de Numismática del Museo del Monasterio cuenta con Monedas ibéricas, celtibéricas, púnicas y romanas (procedentes del yacimiento de Clunia que fueron recogidas hace un siglo por los monjes), visigodas, chinas, de oriente traídas por los misioneros. En total alrededor de 15.000 medallas y monedas.

El pueblo de Castillejo de Robledo, no es otro que el antiguo Robledal de Corpes, del que se hace mención en la última parte del Cantar de Mío Cid, en el capítulo de la afrenta de Corpes, cuando los infantes de Carrión deshonraron a las hijas del propio Rodrigo Díaz de Vivar, a la sazón sus propias esposas, en un capítulo más de la afirmación castellana frente al reino de León. Castillejo fue una de las residencias de los Templarios que edificaron allí un castillo, del que subsisten restos importantes. Su iglesia románica de principios del siglo XII, fue declarada en 1985, Monumento Nacional por su interés histórico-artístico. Uno de los canecillos de la Iglesia muestra una escena de coito entre un hombre y una mujer.

De camino hacia Aranda de Duero partiendo de  Ayllón se llega a la Villa de Maderuelo, en la que se recrean en la festividad de agosto las luchas fronterizas de pasados siglos medievales. Enclavada sobre una colina y rodeada por el pantano de Linares destaca esta Villa parcialmente amurallada, Una vez traspasada la puerta de la muralla, entramos en un conjunto urbano de estilo románico en el que destacan la Iglesia de San Miguel y una vivienda adosada a la muralla que en tiempos sirvió de fonda. Los magníficos frescos de su ermita de Santa Cruz se muestran en el Museo del Prado, y son una de las cumbres de la pintura románica en España.

 

Salas de los Infantes es una zona conocida por la gran cantidad de fósiles que atesora, de hecho fue aquí donde se realizó la primera excavación de dinosaurios en Castilla y León, muchos de cuyos hallazgos se pueden contemplar en el Museo de los Dinosuarios. Al sureste del casco urbano de Hacinas y a unos 4 kilómetros de distancia han aparecido varios árboles fosilizados, pertenecientes a un gran bosque de coníferas ... Los troncos petrificados conservan todas las características propias de su especie y en la actualidad se exponen tres de ellos en las calles del pueblo. Existe en esta localidad un Centro de Interpretación del Arbol Fósil, donde el visitante puede contemplar la reconstrucción del ambiente primitivo de hace 120 millones de años, fósiles vegetales de distintas épocas geológicas, informaciones sobre los bosques fósiles en España y los más famosos bosques petrificados en el mundo. En la cara noroeste y en su parte media tiene el peñascal donde antiguamente se ubicó el castillo, dos agujeros comunicados entre sí que se denominan "la cueva de los moros", hueco formado por un árbol, y en su cara sur el lugar conocido como "el baile", hoy acondicionado para festivales de verano. El famoso paraje de La Yecla, cercano a Santo Domingo de Silos, es una profunda y estrecha garganta excavada por el río Mataviejas.

La Villa de Roa de Duero es sede del Consejo Regulador de la Denominación dHazae Origen de la Ribera del Duero desde 1991. En la Plaza Mayor se ubica la excolegiata. De tiempos medievales, Haza conserva parte de sus murallas, las ruinas de su castillo, en parte rehabilitado y la iglesia parroquial que cuenta con elementos románicos y góticos. El cerro de Haza estuvo fuertemente amurallado y de esta estructura han quedado importantes vestigios, adosándose a ella numerosas viviendas. En La Horra, se encuentra El Centro de Interpretación de la Lana, que tiene por objetivo recrear un entorno interactivo de contacto con el medio natural. La Exposición nos da a conocer de una forma interactiva y lúdica, aspectos referentes a la fibra de la lana

 

Peñafiel es junto a Aranda de Duero, uno de los centros neurálgicos de la Ribera del Duero. El castillo, se encarama a modo de nave gigantesca encima de un risco que domina los valles Duratón y Botijas , en su confluencia con el río Duero. Alberga el Museo Provincial del Vino. La plaza del Coso es el lugar de Fiestas y Tradiciones, el tradicional Corro de los toros , donde se vienen celebrando los festejos taurinos desde la Edad Media. Espacio rectangular cuyas viviendas conservan en su arquitectura el trazado medieval. Durante los festejos taurinos, los propietarios de dichas viviendas alquilan sus balcones para la buena visión del espectáculo (a quien le guste).

Muy cerca de Peñafiel se halla el yacimiento arqueológico de Pintia (Padilla de Duero), en el que se ha excavado fundamentalmente la necrópolis vaccea de Las Ruedas, recuperándose tumbas de incineración, de fechas comprendidas entre los siglos IV y I a.C. Casi 300 piezas arqueológicas, de naturaleza ósea, vítrea, metálica o cerámica han podido ser documentadas en su contexto preciso. La creencia en la inmortalidad den los pobladores vacceos les llevó a trasladar al ámbito de ultratumba aquellos elementos que en su vida simbolizaron el estatus del fallecido, ya sea por sexo, edad o condición social, así como incluir vituallas que le alimentasen en el Más Allá.

Santa María de Valbuena, relativamente cercano a Peñafiel y en dirección Valladolid, fue fundado por Estefanía de Armengol, hija del Conde de Urgel en 1143. El monasterio está articulado en torno a dos patios. A través del patio mayor se accede al claustro, y alrededor de éste se articulan las diferentes dependencias: cocina, refectorio, sala de trabajos, sala capitular e iglesia. Pero la joya del monasterio es la Capilla funeraria de los Armengol, gótica de una sola nave, construida en el siglo XIII. Esta capilla es notable por las pinturas que contiene, encuadradas en el estilo gótico lineal. Se conservan tres escenas: una escena cortesana con dos protagonistas (probablemente Alfonso VII y doña Urraca Fernández, hija de la fundadora del monasterio); una batalla entre moros y cristianos; una Adoración y una Anunciación.

 

 

 
© by Diego Salvador desde 2006