| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Historia Antigua

El final de Valeriano
Origen de los maronitas
Alejandro, hijo de Zeus
Gadir, ¿primera ciudad occidental?
¡¡Por Endovellico!!
Retógenes Caraunio
Tomiris y los masagetas
Nearcos, almirante macedonio
Los Macabeos
La Ultima Thule
Las Columnas de Hércules
El legado Tito Labieno
Aproximación al Elam
Los honderos baleáricos
Petra Oleum
Caída de Nínive
El Batallón Sagrado
El asedio de Masada
Muerte de dos Cónsules
Fundación de San Marino
Nórax en Cerdeña
Vajilla ática en Hispania
Aceite bético para Roma
El vino de Falerno
Los Soldurios
Los Eforos de Esparta
El colectivismo vacceo
Sertorio en Tingis
Atia y Servilia
Los sufetes púnicos
Los moros
Farenheit 451
Pero, ¿y Alesia?
Un comercio saleroso
Perfidia púnica
La confederación filistea
Decébalo el Dacio
Aspasia de Mileto
Mercenarios en Cartago
Los donatistas
La farmacopea más antigua del mundo
La conjura de Catilina
Los turboletas
Lucio Cornelio Balbo, banquero de César
Un etrusco en Roma
La diarquía espartana
La destrucción de Agrigento
Desastre ateniense en Siracusa
Un reino cristiano en Abisinia
La invención de la democracia
Cneo Pompeyo Estrabo Carnifex
Livio Druso, el amigo de los itálicos
La falcata ibérica
Emilio Paulo el Macedónico
Cicerón versus Publio Clodio
El origen de la escritura
El fin de Yugurta
El último emperador

 
 

TOMIRIS Y LOS MASAGETAS

Lo que se sabe de Tomiris a ciencia cierta está unido para siempre con la muerte del Gran Rey Ciro el Grande, según Herodoto de Halicarnaso, el padre de la Historia con mayúsculas.

Cuenta Herodoto en su libro primero como la más cruenta de las batallas fue la que enfrentó a masagetas y persas en tiempos de la reina Tomiris y que acabó con la degollada cabeza de Ciro el grande en un odre lleno de sangre humana. Los masagetas eran un pueblo escita que habitaba al oriente del Mar Caspio.

Siguiendo al gran historiador clásico, el rey persa Ciro el Grande quiso casarse con ella, quien había perdido a su marido. Tomiris sabía que Ciro ansiaba dominar el territorio masageta y le rechazó, por lo que éste decició invadir su país en 529 A.C. Después de una primera batalla, el ejército de los masagetas se emborrachó una noche y los persas aprovecharon para apresar al hijo de la reina, el general Espargapises y gran número de guerreros. Para vengar esta afrenta y el suicidio de Espargapises, Tomiris derrotó al rey de los persas y como Ciro muriera en el combate, hizo llenar un odre de sangre humana y, sumergiendo en su interior la cabeza cortada del rey, le insultó con estas palabras: "Perdiste a mi hijo cogiéndole con engaño a pesar de que yo vivía y de que yo soy tu vencedora. pero yo te saciaré de sangre cumpliendo mi palabra". La venganza de Tomiris.

Creso, consejero de Ciro en ese momento, y antiguo rey de Lidia derrotado por el Gran Rey, había aconsejado a Ciro que atacase a los masagetas en su propio país y no en Persia como había propuesto Tomiris.

Herodoto cuenta que los masagetas se parecen mucho a los escitas en sus costumbres y son grandes jinetes. Utilizaban el oro y el bronce para sus utensilios: bronce para saetas y lanzas y oro para adornos. No usaban plata ni hierro, porque el país no era rico en estos metales. Veneraban a l sol, a quien sacrificaban caballos. Cuando un masageta llegaba a la vejez, se reunían todos los parientes, le mataban con una porción de reses y cociendo su carne, celebraban un gran banquete. Esta forma de morir se consideraba la felicidad suprema.

El término masageta significa: Grandes escitas, Ma es igual a grande y sagetas es igual a escitas.

El nombre de Tomiris pasó en la literatura clásica a simbolizar un arquetipo de mujer guerrera junto a otras figuras históricas.

En Herodoto hallamos que Ciro pereció en una batalla contra Tomiris, Reina de los masagetas. En Diodoro Siculo, que no fue muerto, sino prisionero en aquella batalla, y después Tomiris le hizo crucificar. En Ctesias, que cayó atravesado de una saeta batallando contra los Dervicios, pueblo vecino de la Hircania. En Jenofonte que murió en Persia de muerte natural. En fin, en otros que pereció en una batalla naval contra los Samios.

Tras su victoria contra Ciro el Grande y habiendo ganado muchos botines a sus enemigos, la reina Tomiris cruzó a Moesia la cual es llamada actualmente Escitia Menor -nombre prestado de la Gran Escitia -, y construyó en la orilla moesia del mar Negro la ciudad de Tomi (actualmente Constanza, en Rumanía), llamada así por ella misma.

 

 
 
© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria