| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Historia Antigua

El final de Valeriano
Origen de los maronitas
Alejandro, hijo de Zeus
Gadir, ¿primera ciudad occidental?
¡¡Por Endovellico!!
Retógenes Caraunio
Tomiris y los masagetas
Nearcos, almirante macedonio
Los Macabeos
La Ultima Thule
Las Columnas de Hércules
El legado Tito Labieno
Aproximación al Elam
Los honderos baleáricos
Petra Oleum
Caída de Nínive
El Batallón Sagrado
El asedio de Masada
Muerte de dos Cónsules
Fundación de San Marino
Nórax en Cerdeña
Vajilla ática en Hispania
Aceite bético para Roma
El vino de Falerno
Los Soldurios
Los Eforos de Esparta
El colectivismo vacceo
Sertorio en Tingis
Atia y Servilia
Los sufetes púnicos
Los moros
Farenheit 451
Pero, ¿y Alesia?
Un comercio saleroso
Perfidia púnica
La confederación filistea
Decébalo el Dacio
Aspasia de Mileto
Mercenarios en Cartago
Los donatistas
La farmacopea más antigua del mundo
La conjura de Catilina
Los turboletas
Lucio Cornelio Balbo, banquero de César
Un etrusco en Roma
La diarquía espartana
La destrucción de Agrigento
Desastre ateniense en Siracusa
Un reino cristiano en Abisinia
La invención de la democracia
Cneo Pompeyo Estrabo Carnifex
Livio Druso, el amigo de los itálicos
La falcata ibérica
Emilio Paulo el Macedónico
Cicerón versus Publio Clodio
El origen de la escritura
El fin de Yugurta
El último emperador

 
 

PETRA OLEUM

El petróleo, derivado de las palabras latinas petra (piedra) y oleum (aceite) es un aceite mineral constituido por un conjunto de hidrocarburos líquidos conocido y utilizado desde los albores de la historia, gracias a los afloramientos de betún sobre la superficie del suelo o por las emanaciones de gas natural, "fuegos eternos" descritos por autores bíblicos y por Herodoto. En otras ocasiones, el petróleo se manifestaba en corrientes de agua, siendo recogido y empleado en diversos usos como ungüento para curar las heridas, enfermedades de la piel o masajear músculos reumáticos. Además el petróleo que afloraba a la superficie cerca de pantanos y arenales fue utilizado como arma, defensiva y ofensiva, que los griegos utilizaron por primera vez ("Fuego griego", de uso muy extendido en las cruzadas). Se empleó en estado natural o escasamente refinado como medio de iluminación, En el siglo XV, se sustituyó por la pólvora como arma.

Desde la antigüedad el petróleo aparecía de forma natural y abundante en las regiones del Oriente Medio. Las primeras referencias históricas sobre esta sustancia, las encontramos en el Antiguo Testamento ( "Dios ordenó a Noé emplear betún para calafatear el Arca") o en la propia mitología griega ( "El Titán Prometeo fue encadenado a una roca en el Caucaso por haber robado el fuego de los Dioses para regalárselo a los hombres").

En Mesopotamia se empleó betún para acondicionar caminos, impermeabilizar canales, como cemento en las construcciones y en el calafateo de embarcaciones (en la construcción naval se denomina calafatear a la acción de introducir entre dos tablas del casco de madera una combinación de estopa embebida en brea a fin de evitar la entrada de agua).

En Babilonia se empleó asfalto (la fracción más pesada del patróleo) para sellar los mosaicos y las piedras de las construcciones y también como combustible. El rey Nabucodonosor pavimentó las calles de Babilonia con betún tratado.

En Egipto el asfalto sirvió en los rituales de embalsamamiento, pero también para engrasar pieles. El petróleo se utilizaba en el país de Nilo incluso con fines medicinales y como aceite para las ruedas de sus carruajes.

Las tribus precolombinas de México decoraron esculturas de piedra con él. No hay que olvidar que actualmente México es un gran productor de esta fuente esencial de energía (¿hasta cuando?).

Los primeros yacimientos subterráneos se descubrieron en China, donde Confucio ya describió depósitos profundos 600 años antes de Cristo. Para transportar y extraer el petróleo en China, se construyeron extensos oleoductos de bambú, desde el yacimiento subterráneo hasta las ciudades y palacios, a fin de poder calentar y alumbrar las casas, y para alimentar hornos y hogares.

El historiador romano Plinio mencionó el manantial de Agrigento, que suministraba el aceite mineral de Sicilia para lámparas. Moisés menciona la existencia de asfalto en el mar Muerto, que coincide con el nombre que le dieron los romanos, Lago Asfaltites y asfalto a una sustancia pegajosa de color negro que usaban para impermeabilizar sus canoas o barcos, para colocar en sacos con arena para fabricar diques y evitar el desbordamiento de ríos.

En la Edad Media se le adjudicaron usos medicinales y farmacéuticos, que estuvieron muy en boga hasta el siglo XIX. Marco Polo, en la narración de sus viajes, describió el empleo del petróleo para el alumbrado, que era transportado en camellos hasta Bagdad.

 

 
 
© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria