| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Historia Antigua

El final de Valeriano
Origen de los maronitas
Alejandro, hijo de Zeus
Gadir, ¿primera ciudad occidental?
¡¡Por Endovellico!!
Retógenes Caraunio
Tomiris y los masagetas
Nearcos, almirante macedonio
Los Macabeos
La Ultima Thule
Las Columnas de Hércules
El legado Tito Labieno
Aproximación al Elam
Los honderos baleáricos
Petra Oleum
Caída de Nínive
El Batallón Sagrado
El asedio de Masada
Muerte de dos Cónsules
Fundación de San Marino
Nórax en Cerdeña
Vajilla ática en Hispania
Aceite bético para Roma
El vino de Falerno
Los Soldurios
Los Eforos de Esparta
El colectivismo vacceo
Sertorio en Tingis
Atia y Servilia
Los sufetes púnicos
Los moros
Farenheit 451
Pero, ¿y Alesia?
Un comercio saleroso
Perfidia púnica
La confederación filistea
Decébalo el Dacio
Aspasia de Mileto
Mercenarios en Cartago
Los donatistas
La farmacopea más antigua del mundo
La conjura de Catilina
Los turboletas
Lucio Cornelio Balbo, banquero de César
Un etrusco en Roma
La diarquía espartana
La destrucción de Agrigento
Desastre ateniense en Siracusa
Un reino cristiano en Abisinia
La invención de la democracia
Cneo Pompeyo Estrabo Carnifex
Livio Druso, el amigo de los itálicos
La falcata ibérica
Emilio Paulo el Macedónico
Cicerón versus Publio Clodio
El origen de la escritura
El fin de Yugurta
El último emperador

 
 

LOS MACABEOS

La opresión del pueblo judío entra en su etapa más crítica con el advenimiento del seleúcida Antíoco IV Epífanes, es decir, "manifestación divina" (175-164 a. C.). Este rey helenístico saqueó el Templo de Jerusalén, y edificó en la Ciudad santa una fortaleza, donde instala un destacamento de guardia permanente. Luego promueve un vasto proceso de helenización de las costumbres y prácticas religiosas locales. Proscribió la Ley de Moisés y sustituye por la legislación del Estado. Los judíos debían adorar y aceptar a los dioses griegos o enfrentarse a una durísima represión. La observancia del descanso sabático y la circuncisión quedaron prohibidas bajo pena de muerte.

Esta política de Antíoco encuentra colaboradores entre los judíos de las élites hebreas, incluso entre los sacerdotes. Muchos, en cambio, prefieren afrontar la persecución y la muerte antes que renegar de su fe. Otro grupo, finalmente, se inspira en el recuerdo de los antiguos héroes nacionales y elige el camino de la resistencia armada. A este grupo pertenecen el sacerdote Matatías y sus hijos, fieles a la fe de sus antepasados. Uno de los hijos, Judas, apodado Macabeo (= martillo), se convirtió enseguida en el jefe carismático de estos grupos de resistencia. Comienza la lucha entre los "judíos piadosos" (jasidim) contra los judíos helenizantes.

El ideal que inspiraba a los Macabeos se encontraba en la tradición de los Profetas bíblicos y en la esperanza del cumplimiento de sus promesas. El pueblo judío soñaba no sólo con la independencia nacional, sino con el sometimiento de los pueblos paganos que habrían de venir a Jerusalén para prestar vasallaje.

En diciembre del 164 a.C., Judas Macabeo logró reconquistar Jerusalén, excepto la fortaleza de Acra. Como primer acto, en noviembre-diciembre del 164, hizo que se consagrara de nuevo el templo profanado y que se reanudara el culto interrumpido. Aquel mismo año muere Antíoco IV en campaña y Judas consigue de su sucesor, Antíoco V, ocupado por los problemas de la sucesión, un edicto de
tolerancia para los judíos.

Entretanto en Jerusalén se habían reavivado los contrastes ya vistos a propósito del cargo de sumo sacerdote, ostentado hasta entonces por el filohelenista Menelao, al que los Macabeos pretendieron en seguida eliminar. La facción helenista apeló a Demetrio, sucesor de Antíoco V, quien, en 161, envió como sumo sacerdote, a un tal Alcimo que de hecho consiguió dividir a los judíos. La parte más conciliadora y pacifista del movimiento macabeo aceptó a Alcimo como nuevo sumo sacerdote, mientras que el ala más intransigente lo rechazó, viéndole como una imposición del rey Demetrio. Aprovechando estos contrastes, Demetrio reanudó la política represiva de Antíoco IV, esta vez con una campaña militar en gran escala. En el curso de esta campaña muere Judas Macabeo, en el 160 a.C., en un choque con las tropas de Báquidas, general de Demetrio.

Al frente del movimiento de resistencia se coloca Jonatán (160- 143 a.C.), uno de los hermanos de Judas, muerto a traición en el 143 a.C., después de haber conseguido establecer alianza con Roma.

Le sucedió un tercer hermano, Simón (143-134 a.C.), que consiguió mantener el cargo de sumo sacerdote, haciéndose reconocer por el rey seléucida Demetrio II. puede concentrar en sus manos el poder civil, el religioso y el militar, y logró obtener para Judea una independencia efectiva, alejando definitivamente a los seléucidas. También Simón terminará asesinado, esta vez por un pariente suyo, en 134 a.C.

El sucesor, su hijo Juan Hircano I, puede ser considerado como el fundador de una verdadera y auténtica dinastía, la de los Asmoneos, la primera después del destierro babilónico. El movimiento macabeo, nacido de un deseo de rebelión y resistencia contra el dominio seléucida, se fue poco a poco transformando a su vez en un instrumento de dominio.

 
 
© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria