| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Historia Antigua

El final de Valeriano
Origen de los maronitas
Alejandro, hijo de Zeus
Gadir, ¿primera ciudad occidental?
¡¡Por Endovellico!!
Retógenes Caraunio
Tomiris y los masagetas
Nearcos, almirante macedonio
Los Macabeos
La Ultima Thule
Las Columnas de Hércules
El legado Tito Labieno
Aproximación al Elam
Los honderos baleáricos
Petra Oleum
Caída de Nínive
El Batallón Sagrado
El asedio de Masada
Muerte de dos Cónsules
Fundación de San Marino
Nórax en Cerdeña
Vajilla ática en Hispania
Aceite bético para Roma
El vino de Falerno
Los Soldurios
Los Eforos de Esparta
El colectivismo vacceo
Sertorio en Tingis
Atia y Servilia
Los sufetes púnicos
Los moros
Farenheit 451
Pero, ¿y Alesia?
Un comercio saleroso
Perfidia púnica
La confederación filistea
Decébalo el Dacio
Aspasia de Mileto
Mercenarios en Cartago
Los donatistas
La farmacopea más antigua del mundo
La conjura de Catilina
Los turboletas
Lucio Cornelio Balbo, banquero de César
Un etrusco en Roma
La diarquía espartana
La destrucción de Agrigento
Desastre ateniense en Siracusa
Un reino cristiano en Abisinia
La invención de la democracia
Cneo Pompeyo Estrabo Carnifex
Livio Druso, el amigo de los itálicos
La falcata ibérica
Emilio Paulo el Macedónico
Cicerón versus Publio Clodio
El origen de la escritura
El fin de Yugurta
El último emperador

 
 

GADIR, ¿PRIMERA CIUDAD OCCIDENTAL?

La fundación de Gadir tuvo lugar en el año 1100 a.C., según el parecer de Veleyo Patérculo, historiador romano del s.I de nuestra Era. Según una leyenda, recogida por Posidonio de los sacerdotes del templo gaditano de Hércules-Melkart, y transmitida por Estrabón, fue fundada después de dos intentos previos en Sexi (actual Almuñecar) y Onoba (Huelva). En el texto se narra como la iniciativa fue debida a los fenicios de Tiro, y que dicha fundación debía realizarse junto a las columnas de Hércules (nombre con el que se conocían en la Antigüedad a las dos orillas del Estrecho de Gibraltar). Buscaban una zona óptima que quizás conocían por referencias.

Lo que sí parece cierto es esa fundación después de dos intentos fallidos, que supusieron el reconocimiento de la costa y la posibilidad de establecer centros bien situados para un comercio ventajoso. Y esto ocurrió en 1100 A.C., 80 años antes de la caída de Troya, según el mismo Veleyo Patérculo. Poco después se fundó Utica en Africa, y posteriormente, en 814 a.C., Cartago, según Timeo, autor griego que vivió en el siglo III a.C., quien se basó en fuentes fenicias o cartaginesas.

El problema estriba en que hay autores que defienden esta cronología antigua y otros que indagan en los más objetivos testimonios arqueológicos, que no datan Gadir más allá de 800-775 a.C. Los defensores de la primera tesis aducen la existencia de una etapa de "tanteos", antes de concretar una colonia estable, que no ha debido dejar huellas materiales perceptibles y los segundos explican que hacia 1100 a.C. Tiro no dispondría de una infraestructura suficiente para emprender estas navegaciones de ultramar y, desde luego, que los restos más antiguos dispersos por Grecia y Chipre no son anteriores al 900 a.C.

Así pues, Cádiz adolece de investigación arqueológica en sus estratos más antiguos. Y los restos arqueológicos más antiguos conocidos, procedentes en su mayoría de la necrópolis, no van más allá del s. VI a. C. Los defensores de la cronología antigua cifran sus esperanzas en hallar en los estratos más arcaicos las pruebas que les den la razón.

En cuanto a la elección de la isla, la investigación señala algunas razones. Parece evidente que el primer viaje hasta Sexi fue una simple prospección, búsqueda de posibilidades comerciales y de establecimiento, mientras que la llegada a Onoba respondía ya a un conocimiento certero de las riquezas del lugar. Y aquí Huelva debe identificarse con Tartessos, el emporio semilegendario que controlaba la metalurgia de la plata y donde no habría sido fácil un comercio ventajoso para los fenicios en lso primeros momentos: los asentamientos onubenses se hallaban muy poblados, tal y como muestran las investigaciones realizados en ellos, y por ello los posibles colonos debieron encontrar serios obstáculos para un asentamiento de nueva planta y estable.

La navegación hasta Huelva les dio a conocer la zona costera desde el río Guadalete al Guadalquivir, de población densa y con una gran riqueza agrícola y ganadera, además de ser un paso aceptable hacia las minas de Aznalcóllar eludiendo la ruta de Huelva a Riotinto mediante el río Tinto, bajo dominio tartesio.

Gadir se fundó en una isla, sgún el patrón usual de colonia tiria, cercana a una costa habitada a la que podía confluir un comercio activo del interior y con ríos navegables un buen trecho que conectaban la costa con el Aljarafe, Alcores y la sierra gaditana. Así pues la nueva colonia constituyó una situación ventajosa, con un excelente puerto bien situado para el control costero y las navegaciones de ultramar hasta Marruecos, Mediterráneo central y la metrópolis originaria, situada en la costa mediterránea oriental.

 
 
© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria