| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Historia Antigua

El final de Valeriano
Origen de los maronitas
Alejandro, hijo de Zeus
Gadir, ¿primera ciudad occidental?
¡¡Por Endovellico!!
Retógenes Caraunio
Tomiris y los masagetas
Nearcos, almirante macedonio
Los Macabeos
La Ultima Thule
Las Columnas de Hércules
El legado Tito Labieno
Aproximación al Elam
Los honderos baleáricos
Petra Oleum
Caída de Nínive
El Batallón Sagrado
El asedio de Masada
Muerte de dos Cónsules
Fundación de San Marino
Nórax en Cerdeña
Vajilla ática en Hispania
Aceite bético para Roma
El vino de Falerno
Los Soldurios
Los Eforos de Esparta
El colectivismo vacceo
Sertorio en Tingis
Atia y Servilia
Los sufetes púnicos
Los moros
Farenheit 451
Pero, ¿y Alesia?
Un comercio saleroso
Perfidia púnica
La confederación filistea
Decébalo el Dacio
Aspasia de Mileto
Mercenarios en Cartago
Los donatistas
La farmacopea más antigua del mundo
La conjura de Catilina
Los turboletas
Lucio Cornelio Balbo, banquero de César
Un etrusco en Roma
La diarquía espartana
La destrucción de Agrigento
Desastre ateniense en Siracusa
Un reino cristiano en Abisinia
La invención de la democracia
Cneo Pompeyo Estrabo Carnifex
Livio Druso, el amigo de los itálicos
La falcata ibérica
Emilio Paulo el Macedónico
Cicerón versus Publio Clodio
El origen de la escritura
El fin de Yugurta
El último emperador

 
 

LOS EFOROS DE ESPARTA

Herodoto afirmó que la institución fue creada por Licurgo de Esparta, pero parece más razonable que no estuviera en la primitiva constitución espartana (Retra), sino que surgiera posteriormente de la necesidad de contar con gobernantes mientras los reyes estuvieran dirigiendo los ejércitos espartanos fuera de la ciudad.

Los éforos también contribuían a proporcionar un equilibrio entre los dos reyes de Esparta, que raramente cooperaban el uno con el otro. Platón les denominó los tiranos que regían realmente Esparta, mientras que los reyes no eran más que meros generales. Aristóteles considera en su "Política" que la institucionalización del Eforado fue debida al rey Teopompo, en el último cuarto del siglo VIII a.C. Aristóteles reconoce que eran los éforos los que le daban estabilidad y cohesión al Estado espartano.

La Gran Retra necesitaba una norma de aplicación que garantizase el cumplimiento de esta ley fundamental. Por ello, los espartanos crearon un cargo colegiado de supervisor para proteger la constitución: un colegio de 5 éforos. Los cinco éforos correspondían a la segmentación de Esparta en cinco aldeas: Mesoa, Pitana, Limnas y Cinosura, además de Amiclas, conquistada hacia 470 a.C.

El cargo, en cierto modo estaba orientado para proteger la ley de sus teóricamente potenciales enemigos, es decir, los reyes. El éforo representaba el ordenamiento jurídico institucionalizado y legitimado por los dioses frente a una realeza también legitimada por los dioses. Los éforos vigilaban celosamente si los reyes se atribuían demasiados derechos dentro del entramado constitucional. La Retra era así un "tirano" al que los éforos debían someterse. Reyes y éforos se prestaban mutuamente todos los meses el juramento de que si los reyes permanecían fieles a la constitución, el órgano colegiado no tomaría ninguna medida contra los diarcas (en Esparta, los reyes eran dos, uno de origen dorio y otro de origen aqueo).

Cualquier espartano podía accede al cargo de éforo, y era elegido por la Asamblea Popular (Apella), su mandato duraba un año y no podía ser reelegido. El de más edad era nombrado el epónimo, dando su nombre al año. La corta duración de su mandato impedía posibles abusos de poder.


Las decisiones eran colegiadas, es decir, las tomaba el colegio de éforos en su conjunto. Como supervisores, inspeccionaban toda la vida política, militar, jurídica y económica. Entre sus competencias destacaban la recepción a los ministros extranjeros, cursaban las resoluciones de guerra aprobadas por la Asamblea Popular, vigilaban el cumplimiento de las leyes, expulsaban de sus cargos a funcionarios corruptos y ejercían prerrogativas judiciales, todo ello al servicio del ordenamiento jurídico de Licurgo. Además tenían la potestad de interpretar las leyes y normas de cartácter consuetudinario, y presidían la Apella y la Gerusía (la asamblea de Ancianos).

Licurgo

Los éforos tenían derechos civiles honoríficos especiales, como permanecer sentados delante de los reyes o firmar acuerdos. Personificaban al Estado y al orden. Pero el eforato no servía como trampolín para hacer carrera, ni como objetivo final. Se conocen muy pocos éforos por su nombre, entre ellos Quilón, gran reformador del estado espartano, que vivió a principios del siglo VI a. C. y fue uno de los Siete Sabios de Grecia. Durante su mandato, elaboró gran parte de la constitución atribuida a Licurgo.

Los éforos dirigieron la política exterior y el entrenamiento militar de los jóvenes. Decretaban las levas de soldados, y dos éforos acompañaban al ejército cuando entraba en batalla, con la atribución de poder arrestar y mandar a prisión a los reyes si no se comportaban correctamente durante la guerra.

El Eforado mantuvo sus funciones y estructura hasta la época helenística, cuando el rey reformista Cleomenes III la suprimió en el año 235 a.C. e impuso el Patronomoi (consejo de magistrados).

 
 
© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria