| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Historia Antigua

El final de Valeriano
Origen de los maronitas
Alejandro, hijo de Zeus
Gadir, ¿primera ciudad occidental?
¡¡Por Endovellico!!
Retógenes Caraunio
Tomiris y los masagetas
Nearcos, almirante macedonio
Los Macabeos
La Ultima Thule
Las Columnas de Hércules
El legado Tito Labieno
Aproximación al Elam
Los honderos baleáricos
Petra Oleum
Caída de Nínive
El Batallón Sagrado
El asedio de Masada
Muerte de dos Cónsules
Fundación de San Marino
Nórax en Cerdeña
Vajilla ática en Hispania
Aceite bético para Roma
El vino de Falerno
Los Soldurios
Los Eforos de Esparta
El colectivismo vacceo
Sertorio en Tingis
Atia y Servilia
Los sufetes púnicos
Los moros
Farenheit 451
Pero, ¿y Alesia?
Un comercio saleroso
Perfidia púnica
La confederación filistea
Decébalo el Dacio
Aspasia de Mileto
Mercenarios en Cartago
Los donatistas
La farmacopea más antigua del mundo
La conjura de Catilina
Los turboletas
Lucio Cornelio Balbo, banquero de César
Un etrusco en Roma
La diarquía espartana
La destrucción de Agrigento
Desastre ateniense en Siracusa
Un reino cristiano en Abisinia
La invención de la democracia
Cneo Pompeyo Estrabo Carnifex
Livio Druso, el amigo de los itálicos
La falcata ibérica
Emilio Paulo el Macedónico
Cicerón versus Publio Clodio
El origen de la escritura
El fin de Yugurta
El último emperador

 
 

ATIA Y SERVILIA

Atia y Servilia son dos mujeres de la nobleza romana más rancia que saltaron a la fama desde la serie de televisión "Roma". La una, como una casquivana ninfómana capaz de manejar a sus propios hijos para obtener los mayores beneficios posibles, y otra, primero como amante de César y después enemiga jurada, de tal modo, que según la citada serie, podría ser una de las incitadoras del gran complot que tuvo como resultado el asesinato ritual del dictador.

Pero, ¿qué hay de cierto en los comportamientos de ambos personajes televisivos?.

Servilia Cepionis (siglos II - I a. C. ) es una de las pocas mujeres romanas citadas por las fuentes antiguas. Era una patricia y hermanastra de Marco Porcio Catón el Joven, enemigo declarado de Cayo Julio César. Además fue nieta del nieta del tristemente famoso Quinto Servilio Cepio, que robó el oro de Tolosa, a costa de verter sangre romana.

Se casó con Marco Junio Bruto, hijo de un partidario del populista Cayo Mario. De este casamiento Servilia tuvo un hijo, Marco Junio Bruto. Tras la muerte de su primer marido, ella se casó con Décimo Junio Silano, el cónsul del año 62 a. C., con quien tuvo tres hijas, todas llamadas Junia. Junia Secunda se casaría con Marco Emilio Lépido, el futuro triunviro. Junia Tercia, la más joven de las hijas, se casaría con Cayo Casio, otro de los asesinos de César.

Pero la mayor contribución de Servilia a la historia, aparte de su hijo, fue el hecho de ser amante de Julio César. De hecho algunas fuentes, no demasiado contrastadas y más bien novelescas citan como hijo biológico de César y Servilia al propio Marco Junio Bruto, envuelto en la conspiración que acabaría posteriormente con la vida de César. Lo más probable es que no fueran más que bulos que se divulgaron, burlas, típicas del irónico sentido del humor romano, que ponían en contraste a dos personas opuestas: el Servilia en la serie Roma hermoso (César) frente al poco agraciado (Bruto), el derrochador frente al avaro, el valiente y aguerrido, frente al cobarde y tímido...

César mantuvo con Servilia una duradera relación extramatrimonial que se prolongó muchos años, pública y notoria, suscitando chismorreos de todo tipo, dentro de los más variados estratos sociales romanos.

Es posible que César jamás amase a Servilia, y la utilizase para mantener ciertas alianzas políticas favorables para sí a través de ella. Nunca entró en sus proyectos desposarla, que era lo que ella más deseaba. César nunca hacía algo porque sí, de forma altruista, puesto que todos sus actos tenían ambiciosos motivos políticos, cuyo fin último era alcanzar la cúspide del poder personal, manteniendo la ficción de la República, algo que lograría con sorprendente maestría su heredero Octavio. Cuando llegó el momento, prefirió contraer matrimonio con Calpurnia, lo cual, además de favorecer mejor a sus proyectos políticos, le suponía una vida familiar mucho más dulce y estable. Este último acto de César es posible que pusiera en su contra a la dama de alta alcurnia despechada, que a partir de entonces apoyó a los enemigos de César, y quizás empujó a su propio hijo Bruto, dubitativo en un principio, a sumarse a la conjura.

En cambio Suetonio cita varios ejemplos que demostrarían el amor de César por Servilia:

"Sin embargo, [César] amó más que a nadie a Servilia, madre de Marco Bruto, a quién durante su primer consulado le regaló una perla que valía seis millones de sestercios , mientras que durante la guerra civil, además de otras donaciones le adjudicó por una puja mínima grandes propiedades subastadas, ocasión en que Cicerón le dijo en broma: «Para que lo sepáis, la compra ha sido más ventajosa, pues se le ha deducido un tercio ». Se rumoreaba, en efecto, que la hija de Servilia, Tercia amaba a César".
( Cayo Suetonio Tranquilo , Vidas de los Doce Césares , César, 50, 3-4)

La relación de Servilia con César duró desde el año 63 a. C. hasta el asesinato de este último en el 44 a. C.

Después del asesinato de César por parte de su hijo Bruto y su yerno Casio, los conspiradores se reunieron en la casa de Servilia y su consejo fue tenido en cuenta (aunque no hay pruebas de que estuviera realmente involucrada en la conspiración). A pesar de esto, Servilia pudo escapar indemne de las proscripciones del segundo triunvirato. Después de la muerte de Bruto, cuyas cenizas le fueron enviadas desde Filipos, vivió al cuidado de Tito Pomponio Ático, amigo de Cicerón , hasta su muerte, al parecer por causas naturales, al menos no antes de 42 a. C.

De lAtia en la serie Romaa vida de la otra gran protagonista femenina de la serie "Roma", Atia, se conocen bastantes menos detalles, pero los que han salido a la luz, desmienten el carácter del que hace gala la buena señora en la televisión. Atia Balba Cesonia (85-43 a.C.) era hija de Julia, la hermana mayor de Julio César, y de Marco Atio Balbo. Aunque son muy pocos los testimonios sobre su persona con los que contamos, tradicionalmente fue considerada como una mujer respetable y muy piadosa, nada que ver con la arpía intrigante y viciosa que nos retrata la serie. Tácito la consideraba como el ideal de la matrona romana.

Se casó con el senador y gobernador de Macedonia Cayo Octavio Turino, del cual tuvo dos hijos, Octavia Turina Minor y el joven Cayo Octavio Turino (posteriormente llamado Augusto). Su segundo marido, Lucio Marcio Filipo, partidario de César, fue cónsul en el 56 a.C y gobernador de Siria desde el 59 a.C. Crió a sus hijastros junto con sus propios hijo e hija del matrimonio anterior. Ella tenía dudas sobre la legimitidad de su hijo como heredero de César, y luego de su asesinato, intentó disuadir sin éxito a su hijo Octavio de aceptar ser su sucesor.

Atia murió en el 43 a. C., durante el primer consulado de su hijo Octavio, que se encargó de rendirle los más altos honores en su funeral.


 
 
© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria