| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Historia Antigua

El final de Valeriano
Origen de los maronitas
Alejandro, hijo de Zeus
Gadir, ¿primera ciudad occidental?
¡¡Por Endovellico!!
Retógenes Caraunio
Tomiris y los masagetas
Nearcos, almirante macedonio
Los Macabeos
La Ultima Thule
Las Columnas de Hércules
El legado Tito Labieno
Aproximación al Elam
Los honderos baleáricos
Petra Oleum
Caída de Nínive
El Batallón Sagrado
El asedio de Masada
Muerte de dos Cónsules
Fundación de San Marino
Nórax en Cerdeña
Vajilla ática en Hispania
Aceite bético para Roma
El vino de Falerno
Los Soldurios
Los Eforos de Esparta
El colectivismo vacceo
Sertorio en Tingis
Atia y Servilia
Los sufetes púnicos
Los moros
Farenheit 451
Pero, ¿y Alesia?
Un comercio saleroso
Perfidia púnica
La confederación filistea
Decébalo el Dacio
Aspasia de Mileto
Mercenarios en Cartago
Los donatistas
La farmacopea más antigua del mundo
La conjura de Catilina
Los turboletas
Lucio Cornelio Balbo, banquero de César
Un etrusco en Roma
La diarquía espartana
La destrucción de Agrigento
Desastre ateniense en Siracusa
Un reino cristiano en Abisinia
La invención de la democracia
Cneo Pompeyo Estrabo Carnifex
Livio Druso, el amigo de los itálicos
La falcata ibérica
Emilio Paulo el Macedónico
Cicerón versus Publio Clodio
El origen de la escritura
El fin de Yugurta
El último emperador

 
 

UN ETRUSCO EN ROMA

Servio Tulio (578 a.C.-535 a.C.) fue el sexto rey de Roma. Nombrado rey por Tanaquil, viuda de Lucio Tarquinio Prisco, fue uno de los reyes etruscos de Roma. Según la tradición era originario de Vulci e hijo de una sierva llamada Ocresia (de ahí el praenomen Servius, que significa hijo de una sierva).

ServEl rey Servio Tulioio Tulio llevó a cabo una reforma democrática, que plasmó en la Constitución serviana, por la cual los romanos eran organizados según su fortuna en cuatro barrios y siete clases censitarias. Este rey cumple en la Roma primitiva el papel de Clístenes en Atenas y Licurgo en Esparta, una especie de héroe civilizador, en su vertiente reformista. Sus reformas consolidan y apuntalan el incipiente Estado romano. La tradición atribuye a Servio Tulio la creación de distritos territoriales, que sustituyen las antiguas tribus como base de la organización político-social romana, y la organización del ejército centuriado, en centurias. Los plebeyos pasan a engrosar las filas de un ejército de tipo etrusco. El rey organizó el ejército según la riqueza de la población, puesto que las funciones y el armamento dependen del alcance económico de sus componentes.

La división del territorio ya llevó a cabo de la siguiente forma: todos los ciudadanos romanos que no eran propietarios de tierras fueron inscritos en Tribus o regiones territoriales, que suplantaron las antiguas tribus étnicas. Las nuevas tribus eran la Palatina, Esquilina, Suburana, Colimana y la Quirina. Esta división fue la base del censo, ya que permitió clasificar a los ciudadanos en función de su riqueza, y para evaluar ésta se hizo necesario crear un rudimento de moneda, basado en el aes rude, de 330 g de peso.

Continuó existiendo el antiguo ordenamiento por Curias, circunscripciones hereditarias cuyos miembros se reunían en los Comicios Curiados, cuyas funciones se redujeron a dirimir los problemas de adopciones y testamentos y sancionar el poder de los magistrados durante la República.

SE produjo un nuevo ordenamiento político-militar, basándose en la división en clases según la renta: los Comicios Centuriados, en los que se votaba por centurias, siendo cada una una unidad de voto. Se divide a la población en clases y centurias. Servio Tulio repartió la población romana que formaba la infantería en 5 clases económicas, según su censo, valorado en ases y 193 centurias, aportando cada clase un número determinado de hoplitas o infantería pesada. La mitad de las centurias eran de iuniures o neófitos (hasta 46 años) que formaban las fuerzas de choque y la otra mitad de seniores o veteranos (de 46 a 60 años), que guarnecían las ciudades. Así las clases, que servían de base al impuesto directo y al servicio militar, quedaban a su vez divididas en centurias. De ellas dependía la participación de los ciudadanos en los Comitia Centuriata (Comicios Centuriados o elecciones por Centurias).

Con estas reformas, la base del Estado romano dejó de ser la vieja gens para pasar a ser el cives (ciudadano). El paso de la sociedad gentilicia a ciudad-estado permite el dominio sobre el Ager Romanus. Las causas de la profunda reforma serviana fueron las nuevas condiciones sociales y económicas, el anquilosamiento de las estructuras arcaicas de la vieja Roma, la influencia de griegos y etruscos sobre la primitiva sociedad romana y la lucha de la monarquía, apoyada por la plebe, contra los privilegios de los grupos gentilicios.

Y como consecuencia se formó al ejército en la táctica de lucha hoplítica (de origen griego), que evolucionará hacia la legión romana, un ejército cuya formación había supuesto el afianzamiento de las clases sociales para soportar la obligación de las armasy para tener acceso a las responsabilidades políticas. No contento con todas estas reformas, Servio Tulio aún tuvo tiempo de mandar construir una muralla, de existencia confirmada por la arqueología, y cuyo perímetro pudo coincidir con el pomerium o límite religioso de la ciudad. Además intervino en la reorganización del Foro Boario y en el establecimiento de los cultos relacionados con las funciones religiosas que tenían lugar en dicho foro: Mater Matuta y Fortuna.

Según la tradición, Servio Tulio acabó de mala manera, pues fue asesinado por su propia hija Tulia, algo escandaloso incluso para época tan temprana. Tulia conspiró junto con su amante, el posteriormente último rey de Roma, Lucio Tarquinio el Soberbio, para preparar el asesinato de su primer esposo y de su propio padre. El rey fue acorralado en una calle estrecha situada en el Civus Orbius y fue arrollado por el carro conducido por Tulia, quien pasó por encima de su padre varias veces para asegurarse de que estaba muerto y bien muerto. Con tus hijas comerás pollo, decía por ahí un conocido refrán.

 

 

 

 
 
© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria e