| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Historia Antigua

El final de Valeriano
Origen de los maronitas
Alejandro, hijo de Zeus
Gadir, ¿primera ciudad occidental?
¡¡Por Endovellico!!
Retógenes Caraunio
Tomiris y los masagetas
Nearcos, almirante macedonio
Los Macabeos
La Ultima Thule
Las Columnas de Hércules
El legado Tito Labieno
Aproximación al Elam
Los honderos baleáricos
Petra Oleum
Caída de Nínive
El Batallón Sagrado
El asedio de Masada
Muerte de dos Cónsules
Fundación de San Marino
Nórax en Cerdeña
Vajilla ática en Hispania
Aceite bético para Roma
El vino de Falerno
Los Soldurios
Los Eforos de Esparta
El colectivismo vacceo
Sertorio en Tingis
Atia y Servilia
Los sufetes púnicos
Los moros
Farenheit 451
Pero, ¿y Alesia?
Un comercio saleroso
Perfidia púnica
La confederación filistea
Decébalo el Dacio
Aspasia de Mileto
Mercenarios en Cartago
Los donatistas
La farmacopea más antigua del mundo
La conjura de Catilina
Los turboletas
Lucio Cornelio Balbo, banquero de César
Un etrusco en Roma
La diarquía espartana
La destrucción de Agrigento
Desastre ateniense en Siracusa
Un reino cristiano en Abisinia
La invención de la democracia
Cneo Pompeyo Estrabo Carnifex
Livio Druso, el amigo de los itálicos
La falcata ibérica
Emilio Paulo el Macedónico
Cicerón versus Publio Clodio
El origen de la escritura
El fin de Yugurta
El último emperador

 
 

EL ORIGEN DE LA ESCRITURA

Una cosa parece clara: el lenguaje existe con independencia de cualquier sistema de escritura. La escritura no es natural, es un hecho civilizador, pero no de todas las civilizaciones, sino de unas cuantas, ya que muchas permanecen y han permanecido ágrafas, que es lo mismo que decir sin escritura.

El hombre piensa a través de conceptos, y cada uno puede expresarse medEscritura cuneiformeiante una palabra. Pero no siempre es necesario una forma lingüística para expresar un concepto de manera oral, ya que los gruñidos, los silbidos o algún grito gutural también componen un mensaje que el receptor comprenderá si pertenece a la misma comunidad no sólo lingüística, sino meramente cultural, que el emisor. Desde tiempos inmemoriales, el ser humano ha sabido transmitir sus ideas y sentimientos de muy variadas formas, antes de que existiese la escritura.

En una primera fase, el ser humano se expresó gráficamente mediante representaciones simbólicas o figurativas, compuestas en su mayoría de signos lineales geométricos que no representan formas abstractas, sino que son la representación esquemática de las pinturas mismas. Estas formas primitivas de comunicación pueden separarse en dos tipos, según el egiptólogo Miguel Ángel Molinero:

  • REPRESENTATIVO-DESCRIPTIVO: las imágenes son análogas a los dibujos y pinturas con finalidad artística, pero se realizan simplemente con vocación comunicativa, despreciando su valor visual. Sólo mantiene los elementos indispensables para transmitir el mensaje, despreciando los detalles que puedan resultar superfluos.
  • MNEMÓNICO-IDENTIFICADOR: los símbolos o dibujos trazados no describen un hecho, como en le caso anterior, sino que ayudan a identificar una persona o un objeto. Con este método se fue estableciendo poco a poco una correspondencia convencional entre ciertos signos y objetos y seres, dentro de una misma comunidad cultural, cuyos miembros entenderían el mensaje transmitida. Los de fuera no comprenderían el mensaje, ya que sería un método de transmisión intrasocietario.

Siguiendo la estela del tipo mnemónico-identificador, los seres u objetos aludidos poseen nombres en el lenguaje verbal, por lo que la correspondencia entre los signos y sus equivalencias sonoras se esEscritura egipciatrecharon más y más. Así se descubrió que las palabras podían expresarse mediante símbolos escritos. El orden de los signos, en correlación con las palabras habladas, establecía una gran diferencia con el método representativo-descriptivo y la mera pintura, sin regla alguna en cuanto al comienzo y fin del mensaje, o el orden en que deben interpretarse las pinturas parciales que constituyen el total.

La evolución del método mnemónico-identificador debería haber desembocado directamente en un sistema de escritura totalmente léxica. Pero este sistema absoluto no se ha desarrollado jamás, puesto que hubiese implicado crear y mantener en la memoria millares de signos, tantos como palabras existen en un idioma, algo tan complicado que es en la práctica inabordable. La evolución tomó un camino diferente, representado por las escrituras logo-silábicas, lo que significó el inicio del desarrollo de los verdaderos sistemas de escritura.

Por tanto, los únicos sistemas de notación primitivos que evolucionaron hacia un sistema completo de escritura fueron aquellos capaces de dar a una grafía, esto es, un signo escrito, un valor fonético, de manera independiente al significado que dicho signo gráfico poseía como palabra.

Este proceso, la fonetización es el paso más importante que se dio en la creación de la escritura. La sistematización de la fonetización, la descomposición de las palabras en sonidos independientes, que agrupados de diferente manera forman nuevas palabras, desembocó en la creación de sistemas completos de escritura que facilitaron y posibilitaron la expresión de cualquier forma lingüística mediante signos gráficos con valores silábicos convencionales. De los siguientes sistemas logosilábicos, que solamente citaré, se han originado todas las escrituras empleadas por el ser humano:

  • SUMERIO, utilizado en Mesopotamia desde 3000 años a.C. al siglo I antes de nuestra era.
  • PROTO-ELAMITA, utilizado en el Elam, entre el 3000 y el 2200 a.C.
  • PROTO-ÍNDICO, utilizado en el valle del Indo, hacia 2200 a.C.
  • CHINO, utilizado en el ámbito cultural chino, desde 1300 a.C., hasta nuestros días, en los que se escribe prácticamente como en sus inicios.
  • EGIPCIO, utilizado en el Valle del Nilo, del 3000 a.C. al 400 d.C.
  • CRETENSE JEROGLÍFICO, utilizado en Creta y Grecia continental, entre el 2000 y el 1200 a.C.
  • HITITA JEROGLÍFICO, utilizado en Anatolia y Siria, desde el 1500 al 700 a.C.

Algunos de estos sistemas de escritura no se han descifrado todavía, o lo han sido en parte: proto-elamita, proto-índico y cretense jeroglífico.

El lector observará que no he incluido en esta lista las llamadas escrituras mesoamericanas precolombinas, debido a que muchos filólogos y estudiosos en general las consideran sistemas muy limitados, más cercanos al recurso descriptivo o al menmónico, que he comentado más arriba, que a los sistemas léxicos. Aunque son imágenes de innegable y compleja elaboración y gran valor estético, su estructura interna no tiene un nivel de desarollo mucho más elevado que el de estos sistemas primitivos.

 

 

 
 
© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria