| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Historia Antigua

El final de Valeriano
Origen de los maronitas
Alejandro, hijo de Zeus
Gadir, ¿primera ciudad occidental?
¡¡Por Endovellico!!
Retógenes Caraunio
Tomiris y los masagetas
Nearcos, almirante macedonio
Los Macabeos
La Ultima Thule
Las Columnas de Hércules
El legado Tito Labieno
Aproximación al Elam
Los honderos baleáricos
Petra Oleum
Caída de Nínive
El Batallón Sagrado
El asedio de Masada
Muerte de dos Cónsules
Fundación de San Marino
Nórax en Cerdeña
Vajilla ática en Hispania
Aceite bético para Roma
El vino de Falerno
Los Soldurios
Los Eforos de Esparta
El colectivismo vacceo
Sertorio en Tingis
Atia y Servilia
Los sufetes púnicos
Los moros
Farenheit 451
Pero, ¿y Alesia?
Un comercio saleroso
Perfidia púnica
La confederación filistea
Decébalo el Dacio
Aspasia de Mileto
Mercenarios en Cartago
Los donatistas
La farmacopea más antigua del mundo
La conjura de Catilina
Los turboletas
Lucio Cornelio Balbo, banquero de César
Un etrusco en Roma
La diarquía espartana
La destrucción de Agrigento
Desastre ateniense en Siracusa
Un reino cristiano en Abisinia
La invención de la democracia
Cneo Pompeyo Estrabo Carnifex
Livio Druso, el amigo de los itálicos
La falcata ibérica
Emilio Paulo el Macedónico
Cicerón versus Publio Clodio
El origen de la escritura
El fin de Yugurta
El último emperador

 
 

CAIDA DE NINIVE

Es incomprensible el final del imperio asirio, simbolizado por el saqueo y destrucción de Assur en 614 a.C. y por la caída de Nínive en 612 a.C., las dos capitales asirias, producido muy poco tiempo después de la ápoca de mayor esplendor bajo la égida del rey Ashurbanipal, que falleció en 627 a.C.

PRelieve en Níniveero es que entre la muerte del gran soberano de Assur y el asedio de Nínive, se sucedieron ininterrumpidamente un serie de cruentas guerras civiles y exteriores, que agotaron al país cuando intervinieron los medos y los caldeos de Babilonia para provocar el final de tan feroz y odiado imperio. De las luchas por el poder supremo entre los dos hijos de Ashurbanipal se aprovechó el rey caldeo Nabopalasar que se hizo reconocer rey de Babilonia en Sippar y después en la misma ciudad de Babilonia.

 

En 612 a.C. los ejércitos babilonio y medo avanzan conjuntamente desde el río TNabopalasarigris contra la capital asiria, Nínive. La ciudad es rodeada y durante tres meses se la somete a un duro asedio. Para reventar sus defensas se emplearon todo tipo de ingenios y tácticas, incluso se desvió el curso del río Khosr y se atacó la ciudad por sus dos extremos para debilitar la resistencia asiria. Las puertas de Halzi y Adad son asaltadas (los descubrimientos arqueológicos demuestran como las puertas, de una anchura inicial de 7 metros, fue reducida a 2 para facilitar su defensa, también se han encontrado restos humanos en las mismas con evidencias de haber sido acuchilladas en brazos y pecho). El asalto definitivo parece que vino por el curso, ya seco, del río Khosr. La Biblia habla de la entrada en la ciudad por ese punto y del asalto al templo de Ishtar, de como las sacerdotisas de la diosa se lamentan del saqueo del templo y de la matanza inmisericorde en la urbe, de como la ciudad fue arrasada totalmente, y como entre sus ruinas falleció el hijo de Ashurbanipal. De su destrucción, no hubo nadie que se lamentara. Ya lo predijo Nahún.

NahúExpansión del Imperio asirion, un profeta menor, contemporáneo de Jeremías, describe de forma vibrante la caída de un imperio tan temido y odiado por todos los pueblos. Vivía en el reino hebreo de Judá, probablemente en la ciudad de Elcos. Se alegra de la ruina de Nínive, capital de Asiria, y ve en ello la mano de Dios. Nínive era una "ciudad de sangre, toda llena de mentira, de rapiña, de incesantes robos". Nahún se alegra profundamente de que Dios hunda en la ruina al imperio más cruel de la época. Asiria había oprimido cruelmente a todos los pueblos entre la costa mediterránea oriental y el río Tigris; y este profeta anuncia la destrucción de Ninive, su capital. Kuenen sugiere que el sitio de Ciaxares ante Ninive, en el 623 A.C, fue la ocasión de la emisión de la profecía. Posiblemente, Nahún anunció la caída de Nínive entre los años 664 y 612. Celebra sobre todo el señorío de Yavé sobre la historia universal.

El último rey asirio, Ashur-uballit II, organizó en Harran la última resistencia, con el apoyo del faraón egipcio Nekao, pero no pudo resistir mucho tiempo, pues Harran cayó en 610 a.C. Egipcios y asirios abandonaron la fortaleza sin combatir y se retiraron más allá del río Eufrates. Los últimos restos del antaño todopoderoso Imperio asirio se hundieron en los abismos de la Historia para siempre. La región fue controlada por los babilonios y Nekao dominó Palestina, las ciudades fenicias y las antiguas provincias arameas de Asiria, hasta los vados del Eufrates.

 
 
© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria