| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Historia Antigua

El final de Valeriano
Origen de los maronitas
Alejandro, hijo de Zeus
Gadir, ¿primera ciudad occidental?
¡¡Por Endovellico!!
Retógenes Caraunio
Tomiris y los masagetas
Nearcos, almirante macedonio
Los Macabeos
La Ultima Thule
Las Columnas de Hércules
El legado Tito Labieno
Aproximación al Elam
Los honderos baleáricos
Petra Oleum
Caída de Nínive
El Batallón Sagrado
El asedio de Masada
Muerte de dos Cónsules
Fundación de San Marino
Nórax en Cerdeña
Vajilla ática en Hispania
Aceite bético para Roma
El vino de Falerno
Los Soldurios
Los Eforos de Esparta
El colectivismo vacceo
Sertorio en Tingis
Atia y Servilia
Los sufetes púnicos
Los moros
Farenheit 451
Pero, ¿y Alesia?
Un comercio saleroso
Perfidia púnica
La confederación filistea
Decébalo el Dacio
Aspasia de Mileto
Mercenarios en Cartago
Los donatistas
La farmacopea más antigua del mundo
La conjura de Catilina
Los turboletas
Lucio Cornelio Balbo, banquero de César
Un etrusco en Roma
La diarquía espartana
La destrucción de Agrigento
Desastre ateniense en Siracusa
Un reino cristiano en Abisinia
La invención de la democracia
Cneo Pompeyo Estrabo Carnifex
Livio Druso, el amigo de los itálicos
La falcata ibérica
Emilio Paulo el Macedónico
Cicerón versus Publio Clodio
El origen de la escritura
El fin de Yugurta
El último emperador

 
 

APROXIMACION AL ELAM

Siguiendo con mi política divulgativa de episodios históricos no demasiado conocidos, le llega el turno a un estado asiático muy poco conocido: el Elam. Pero es incuestionable que participó en la compleja historia mesopotámica durante varios milenios.

El acontecimiento más antiguo de la historia elamita es su dominio por el príncipe sumerio Mebaragesi de Kish (hacia 2700 A.C.). Més tarde, los elamitas invadieron la Baja Mesopotamia.

Después de la I Dinastía de Ur, encontramos una Dinastía de Awan en la Baja Mesopotamia, que también va a dominar Elam menos de doscientos años después. A los príncipes de Awan les sucede la II Dinastía de Kish. Después el Elam será dominado por el rey Eannatum de Lagash (2455-2425 a.C.). Vemos que entre sumerios anda el juego.

Sargón de Akkad extendió a Elam su dominio, ofreciendo grandes vasos sagrados de piedra elamitas a los dioses Enlil y Nannar (de Nippur y Ur, respectivamente). pero sobre todo es sus sucesor Naram-Sîn quien somete férreamente Elam a su dominio. Surgen en Susa, la capital elamita, construcciones con ladrillos con el nombre del rey akkadio. La civilización akkadia se manifiesta en monumentos y documentación escrita.

En Akkad, después del reinado de Sharkalisharri (2217-2193 a.C.), hubo un período de anarquía que fue aprovechado por los guti de los montes Zagros para devastar la región. Un príncipe de Uruk, Utu-Hegal (2123-2113 a.C.) expulsó al último rey guti. Años después, Ur-Nammu fundó la III Dinastía de Ur y con su hijo Shulgi, Ur se expande hacia el Zagros y el Elam. Vemos que en las escuelas de la elamita Susa, la formación de los escribas será la misma que en la Baja Mesopotamia.

Los reyes de Ur edifican templos en Susa, en un período de paz y prosperidad, pero el norte de Elam estaba fuera de la férula de Ur, bajo el dominio de los reyes de Simash. En la época de Gungunum (1932-1906 a.C.), rey de Larsa, casi todo Elam estaba en su poder. Cuando la región vuelva a ser independiente, el gobernante de Elam ya no será rey de Elam, sino que llevará el título de "Alto Comisario" o Sukkalmahhu. Este título se supone de origen religioso y manifiesta una relación de dependencia a los dioses del país, estableciéndose una serie de grados, puesto que cuando moría el Sukkalmahhu, le sucedía el Sukkal de Elam y Simash, y a éste el de Susa, mientras que para Susa se elegía un nuevo Sukkal, y todos de la misma familia real.

La economía era próspera. Los textos económicos de Susa mencionan la división de un gran número de profesiones y de personas que recurrían a préstamos empeñando sus campos, huertos, casas y ganados.

Conocemos inscripciones conmemorativas, dedicadas a los dioses, junto con la construcción de pequeños templos; también que los sukkalmah Palaishan y Kukkirwas restauraron la justicia y el Derecho. Otra noticia la proporciona un texto datado en el primer año de reinado de Amisaduqa, penúltimo rey de la I dinastía de Babilonia, que menciona a Kuknasur III, lo que hace de él su contemporáneo.

En esta época se empleaba la lengua acadia en los textos jurídicos y económicos. La lengua elamita se alejaba cada vez más de la mesopotámica. En esta época de los Altos Comisarios, en el Zagros central se encontraban los Kussi, cuyo origen étnico era asiático. Como otros indoeuropeos emigrados al Próximo Oriente asiático, introdujeron el uso del caballo y su adiestramiento. la desaparición de esta dinastía permanece en las sombras, aunque sus causas pudieran encontrarse en el proceso de desurbanización y desarrollo del pastoreo en la región de Anzan, así como en la invasión de los kussitas.

Con Adad-Nirari de Asiria (1307-1275 a.C.), que devastó a los guti y lullubi y a los babilonios, Elam aprovechó para alzarse con la independencia. El príncipe Pair-Ishshan fundó una nueva dinastía en Anzan. Huban-Mana fue rey de Anzan y Susa y engrandeció el reino elamita. El rey elamita más importante de esta era fue Untash-Gal (1275-1240 a.C.), sucesor del anterior y contemporáneo de Tukulti-Ninurta I de Asiria (1244-1208). le sucedió a su vez Kastiliash IV (1242-1235), que engrandeció Susa con palacios y templos.

Las fuentes callan durante un largo tiempo, pero la tradición nacional persiste entre los reyes elamitas del siglo VIII a.C. La conjunción en esta zona de caldeos y elamitas era perjudicial para los asirios, que lucharon durante años con ambos pueblos. Hacia el año 700 a.C., los asirios habían perdido Egipto debido al peligro elamita en las fronteras orientales. El rey de Susa, Te-Umman, se había impuesto en Elam, expulsando a los hijos de su predecesor. Como mil años antes, el poder supremo de Elam se hallaba en manos de un príncipe que se titulaba Rey de Anzán y Susa. Debajo de él, el gobernador de Susa era conocido como el "Rey de Elam" por los babilonios.El rey asirio Ashurbanipal se aprovechó de las disensiones en Elam y acabó saqueando e incendiando Susa, y una parte de su población fue deportada. El último monarca neoelamita, Humpan-Hal-Tash III, fue entregado al enemigo y Elam convertida en provincia asiria.

Elam quedó fragmentado entre pequeños reyezuelos, hasta que en época neobabilónica Nabopolasar permitió la reunificación para garantizar su seguridad por el sudeste. Nabucodonosor de Babilonia dirigió una campaña contra Susa en 596, pero el escenario elamita no fue de interés prioritario para él, por lo cual hubo otro breve período de independencia política, interrumpido por su incorporación al Imperio Persa como satrapía.

Desde 640 a.C., Elam ya no aparecerá más en las fuentes documentales como reino. Pero mientras que Nínive, la capital de Asiria caerá poco después (610 a.C.) para siempre ante la alianza de medos y babilonios, que odiaban profundamente el poderío y la crueldad asirias, Susa renacerá de sus cenizas y se convertirá en una de las capitales de la Persia aqueménida.

El interés de las grandes potencias orientales por Elam demuestra que era considerado como un importante estado. Intuimos, por el contacto militar con los diversos estados mesopotámicos, que los reyes elamitas favorecieron por lo general a los babilonios frente a los asirios, pero ignoramos sus relaciones con el interior de Irán. Seguramente fueron estrechas si observamos cómo el elamita se convierte en una de las lenguas oficiales del Estado aqueménida; quizá los primeros burócratas de la corte persa fueron los escribas elamitas. Pero además, tras la desaparición del estado neoelamita en 646, muchos de oligarcas buscaron cobijo en el nuevo estado que se estaba fraguando: el Imperio Persa.

 
 
© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria