| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Historia Antigua

El final de Valeriano
Origen de los maronitas
Alejandro, hijo de Zeus
Gadir, ¿primera ciudad occidental?
¡¡Por Endovellico!!
Retógenes Caraunio
Tomiris y los masagetas
Nearcos, almirante macedonio
Los Macabeos
La Ultima Thule
Las Columnas de Hércules
El legado Tito Labieno
Aproximación al Elam
Los honderos baleáricos
Petra Oleum
Caída de Nínive
El Batallón Sagrado
El asedio de Masada
Muerte de dos Cónsules
Fundación de San Marino
Nórax en Cerdeña
Vajilla ática en Hispania
Aceite bético para Roma
El vino de Falerno
Los Soldurios
Los Eforos de Esparta
El colectivismo vacceo
Sertorio en Tingis
Atia y Servilia
Los sufetes púnicos
Los moros
Farenheit 451
Pero, ¿y Alesia?
Un comercio saleroso
Perfidia púnica
La confederación filistea
Decébalo el Dacio
Aspasia de Mileto
Mercenarios en Cartago
Los donatistas
La farmacopea más antigua del mundo
La conjura de Catilina
Los turboletas
Lucio Cornelio Balbo, banquero de César
Un etrusco en Roma
La diarquía espartana
La destrucción de Agrigento
Desastre ateniense en Siracusa
Un reino cristiano en Abisinia
La invención de la democracia
Cneo Pompeyo Estrabo Carnifex
Livio Druso, el amigo de los itálicos
La falcata ibérica
Emilio Paulo el Macedónico
Cicerón versus Publio Clodio
El origen de la escritura
El fin de Yugurta
El último emperador

 
 

EL BATALLON SAGRADO

El Batallón Sagrado de Tebas (hieròs lókhos) era una unidad de élite beocia formada por 150 parejas de amantes, todos masculinos, que combatían codo con codo y que se integraba en la poderosa falange tebana de la primera mitad del siglo IV a.C. El sistema del agrupamiento por parejas se mostró tremendamente efectivo y la propia legislación tebana legitimaba, protegía y potenciaba este tipo de vínculos homosexuales que debían estar muy extendidos en la ciudad. Tebas exigía de los soldados de este batallón una dedicación total al ejército, del cual ellos eran la élite. Los soldados luchaban en parejas y de esta forma lo hacían hasta la muerte por proteger a su amado o si éste moría, luchaban por vengarle, lo que hacía que estas tropas escogidas fuesen tremendamente eficaces.

Este selecto cuerpo fue organizado por el aristócrata tebano Górgidas en el 378 o en el 377 a.C. y estuvo, en todo caso, listo para entrar en acción en la primavera del 376 a.C. Pelópidas lo convirtió en batallón sagrado y a él debió Tebas su fugaz brillo hegemónico en la compleja política helena del siglo IV a.C.Las parejas consistían en un miembro de mayor edad o "heniochoi" (conductor) y uno más joven o "paraibatai" (compañero), cada uno comprometido bajo juramento a permanecer hasta la muerte al lado del que era su "compañero", y no solamente en el campo de batalla. Componían un ejército de gran movilidad y tremenda moral, ya que los compañeros de los guerreros, es decir, sus familias, estaban siempre a su lado, según cuenta Plutarco:

"Para hombres de la misma tribu o familia hay poco valor de uno por otro cuando el peligro presiona; pero un batallón cimentado por la amistad basada en el amor nunca se romperá y es invencible; ya que los amantes, avergonzados de no ser dignos ante la vista de sus amados y los amados ante la vista de sus amantes, deseosos se arrojan al peligro para el alPelopidasivio de unos y otros".

La homosexualidad de los miembros del Batallón Sagrado, parece que les impediría cometer en el campo de batalla, delante de su amado, un acto tachado de vergonzoso y cobarde. Cada guerrero se esforzaría todo lo posible por defender a su compañero, por mostrarse valeroso y no deshonrarlo con su cobardía, y también se esforzaría por mantenerse con vida él mismo como es natural. Los socráticos pensaban desde hace muchos años que un ejército formado por tales uniones de amantes sería indestructible. Puede que no fuese así, pero todavía no se había dado el caso de que ninguno de ellos hubiera huido del combate, dejando a su compañero a merced del enemigo.

El Batallón Sagrado era un cuerpo militar profesional mantenido por el Estado, que en tiempo de paz protegía la ciudadela de Cadmea y en época de guerra eran la vanguardia del ejército. En la primavera del 375 a.C. el Batallón Sagrado destrozó en la batalla de Tegira a los lacedemonios, donde, actuando como un grupo compacto, mostró su capacidad de penetración en las fuerzas enemigas (espartanas, en este caso, hasta entonces, consideradas la mejor formación militar del mundo conocido). Después se convirtió en una pieza básica del orden oblicuo de Epaminondas transformándose en su principal brazo ejecutor, al formar en el ala izquierda de la falange tebana. 

El fin del modelo exclusivamente hoplítico griego comenzó en Leuctra (371 a.C.), cuando el genial estrEpaminondasatega tebano Epaminondas y su brazo derecho Pelópidas, al mando del ejército de Beocia, derrotaron a la clásica falange espartana con un ejército numéricamente inferior, y después en Mantinea (362 a.C), combate éste último que supuso la muerte de Epaminondas. Epaminondas logró estos éxitos gracias a su gran innovación táctica que consistía en disponer a la falange en línea oblicua, y apoyada por la caballería. Leuctra había supuesto la primera derrota de Esparta en campo abierto.

Alejandro, al mando de la caballería macedonia acabó en la batalla de Queronea (338 a.C.) con el predominio militar de la falange tebana, de su orden oblicuo, y por ende, con el invicto Batallón Sagrado beocio. Y con los atenienses.

 
 
© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria